Los aguascalentenses necesitan sentirse no sólo seguros en sus personas, sino también en su patrimonio, y por ello es que dentro del Plan Rector que ha presentado Luis Armando Reynoso Femat, candidato de Fuerza Por México a la Presidencia Municipal de esta capital, ha incluido el hacer promoción e impulsar la economía, dando garantía de protección a los bienes logrados con el fruto del trabajo.

Por ello es que el seguro para la casa o comercio será una realidad en este Municipio y se dirigirá principalmente para los ciudadanos que paguen puntualmente el impuesto predial, para así garantizar la protección de esos bienes; si se provocara alguna afectación en casa o comercio a causa de un incendio, la póliza cubriría hasta 50 mil pesos.

Para el caso del seguro por extensión de cubierta, también estarían asegurados por 50 mil pesos, en caso de robo ampararía los valores hasta por 20 mil pesos y en caso de haber responsabilidad civil la póliza sería cubierta con 15 mil pesos.

De esta manera, explicó Reynoso Femat, el municipio de Aguascalientes protegería el patrimonio de la ciudadanía que trabaja a favor del desarrollo de la localidad.

Agregó que su intención, como ya lo hizo cuando fue alcalde y posteriormente gobernador del Estado, es lograr que la ciudadanía viva en un Aguascalientes justo, para lo cual, creará un Fondo de Apoyo Asistencial, que estará enfocado a las personas de escasos recursos y a los adultos, para que en su etapa de vejez puedan llevar una vida digna.

Y como la muerte es parte también de las condiciones de vida, es que se hará una alianza con empresas funerarias, para que las familias de escasos recursos puedan dar sepultura y un adiós digno a sus seres queridos.

La pobreza es algo que se debe combatir, pero no con dádivas, sino propiciando el desarrollo de las personas, por ello es que de llegar a ser alcalde, hará lo conducente y según la competencia que le corresponda al Municipio, para que los ciudadanos tengan un ingreso digno, que haya programas de empleo y capacitación permanente, en los que la discriminación sea dejada de lado y que el pago sea equitativo para hombres y mujeres.