Prof. Flaviano Jiménez Jiménez

Hay candidatas al Gobierno del Estado que han presentado propuestas muy interesantes en materia educativa, pero que requieren cuantiosos recursos presupuestales para su puesta en operación en el terreno de los hechos. Ejemplos, proponen “mejorar la infraestructura educativa y dotar de internet a todas las escuelas de la entidad; así como proveer de herramientas tecnológicas a los estudiantes de secundaria y preparatoria de los primeros grados”. Para dar cumplimiento a estas propuestas se necesitan millones de pesos; pero la que requiere el mayor monto presupuestal es para “basificar” o dar plazas a todos los docentes y trabajadores de la educación que están dando servicios en escuelas de la entidad mediante contratos u honorarios. Reparar una escuela, dotarla de internet y proveer a los alumnos de una computadora, son gastos que se hacen una sola vez; en cambio, otorgar plazas a docentes y trabajadores de la educación, en general, es cuestión de pagar el importe de las plazas, y sus respectivas prestaciones sociales, cada quincena y por tiempo indefinido.

Otras propuestas que también requieren considerables recursos, son para mejorar las condiciones laborales de los maestros; hacer promociones horizontales y realizar capacitaciones al más alto nivel; sustentar estadías en el extranjero para continuar la formación magisterial; certificar competencias sociales, emocionales y de desarrollo humano; regresar al Programa Estatal de Inglés; establecer convenios de colaboración con asociaciones internacionales especializadas; crear centros de esparcimiento y recreación para que los maestros puedan realizar actividades deportivas, sociales y de convivencia. Y para los alumnos, otorgar más becas y fomentarel arte, el deporte y la cultura desde la educación básica; entre muchas otras. Ahora bien, al hacer realidad estas propuestas, se dice, es con el fin de asegurar la calidad educativa en la entidad.

Las proposiciones, efectivamente, responden a sentidas necesidades en el campo educativo; sin embargo, la gran pregunta es, ¿los gastos requeridos serían solventados por el Estado o por la Federación? Pocos estados de la República tienen la capacidad económica para cubrir estos gastos. En el caso de Aguascalientes, casi el 100% de los recursos, para el sostenimiento del sector educativo, son de carácter federal, y de este 100% el 98% ya está comprometido para el pago a docentes y trabajadores de la educación, y el 2% restante es para los gastos administrativos indispensables. Por tanto, con el fin de dar cumplimiento a las propuestas, en comento, invariablemente se requieren recursos nuevos ya sea del Estado, de la Federación o en forma bipartita. ¿Estaría el estado en condiciones de aportar todo lo necesario?, ¿habría disposición de la Federación para aportar todo lo que se solicite? De las respuestas a estas interrogantes dependerá, en gran medida, el éxito de las propuestas.

Mientras los recursos nuevos se hacen realidad, la candidata que gane la gubernatura en las elecciones, debe pensar en el diseño de un proyecto educativo para elevar la calidad educativa sustentado en lo que ya dispone de recursos humanos (docentes, directores, supervisores y asesores técnico-pedagógicos) y en los recursos financieros y materiales con que cuenta el sector educativo; recursos existentes e irreductibles que pueden elevar la calidad de la educación en el estado, pero con la condición de que se racionalicen, se aprovechen al máximo, y se asegure que cada quien haga, eficazmente, lo que le corresponde, desde la más alta autoridad hasta el modesto trabajador. Creer que la calidad educativa depende, únicamente, de los recursos frescos, es menospreciar los valiosos recursos que ya existen en el sector y que tan sólo necesitan un proyecto, pero un proyecto que opere, que tenga seguimiento, que se evalúe periódicamente y que asegure avances hacia la calidad de la educación que merecen los niños, los adolescentes y los jóvenes de Aguascalientes. El dinero es de gran ayuda, pero no resuelve todo.

¡Participa con tu opinión!