Amallely Morales
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Revisar la operación, seguir con las medidas de sanitización y, sobre todo, voltear hacia la experiencia internacional son algunas de las sugerencias de expertos para la fase 3 de la pandemia en la CDMX.
De acuerdo con Laura Ballesteros, secretaria Global de Mujeres en Movimiento, lo importante es inyectar recursos al servicio de transporte público porque, ante la disminución de usuarios, la operación y limpieza de las unidades no se debe ver afectadas.
“La Semovi (Secretaría de Movilidad) ha dado cuenta de los procesos de sanitización, tiene que seguirse haciendo de forma diaria y obligatoria”.
“Que no pare la sanitización, la operación diaria y garantizar también los protocolos de no contagio, no puede dejar de hacerse bajo el argumento de que ya no hay recaudación”, señaló Ballesteros.
La activista agregó que, en la tercera fase, será necesario revisar la operación para limitar el número de usuarios por unidad y tener un mayor control de la red.
“En Noruega empezaron a generar señalización horizontal para que la gente pueda mantener la distancia, sepa dónde pararse y acomodarse. Tendría (en fase 3) que analizarse el cierre de operación de los microbuses, porque se tiene menos control”, añadió.
Por su parte, Víctor Alvarado coincidió en que será necesario limitar el número de pasajeros en todo el sistema y aseguró que la estrategia a seguir dentro de la red de transporte dependerá de las decisiones que se tomen desde el Gobierno federal.
“Para acomodar a las personas en un bus, para no subir a más gente de la permitida. En Barcelona se hizo el anuncio de que el transporte público va a ser gratuito. La ocupación máxima en toda España es del 30 por ciento de la capacidad de cada unidad y habría que ver la manera de hacer esto”, comentó el experto.
Alvarado agregó que estas medidas son independientes de las recomendaciones sanitarias y se debe continuar con la sanitización de unidades.
En tanto, Ballesteros aseguró que, al ser usado por la mayoría de la población, el transporte público debería informar sobre la enfermedad y no nada más de las medidas recomendadas.
“La gente tiene derecho a saber qué es el coronavirus y cómo actúa, que nos lo presenten y lo conozcamos, para que los usuarios sepan por qué es tan importante seguir las recomendaciones sanitarias”, detalló.
El Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro y los Centros de Transferencia Modal (Cetram) difunden información sobre la prevención del contagio con gel antibacterial y el estornudo de etiqueta, pero no de cómo actúa la enfermedad.