Charlene Domínguez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Los alimentos no procesados deben contar también con un etiquetado que advierta el contenido de sus productos, demandó el Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (ConMéxico).

Jaime Zabludovsky, presidente del organismo, dijo que los productos procesados representan el 30 por ciento de la ingesta diaria, por lo que se necesita trabajar en muchos frentes y esto abarca a los alimentos que no están procesados, donde a veces la información no es opaca, sino inexistente.

“El grueso de la ingesta calórica que hacemos los mexicanos hoy no está etiquetada, está en el mercado informal, en los tianguis, en los puestos.

“El mismo énfasis, atención y dedicación que le ha dedicado el Congreso al etiquetado de los alimentos procesados debería ser para todo lo que ingestamos que no sabemos qué contiene y que se encuentra más allá de los anaqueles”, aseveró.

Ayer se aprobó en la Cámara de Diputados las reformas a la Ley General de Salud para tener un etiquetado frontal que advierta en los productos procesados el exceso de azúcares, grasas saturadas, sodio y calorías.

Zabludovsky dijo que todavía falta que el dictamen se envíe a la Cámara de Senadores, pero que el sector privado ya está trabajando con la Secretaría de Economía y la Secretaría de Salud en lo que será la nueva Norma Oficial Mexicana 051 que emanará de este dictamen, en la cual se establecerán todos los detalles.

Para Carlos Salazar, presidente del Consejo coordinador Empresarial, el nuevo etiquetado está sobrevalorado por la Secretaría de Salud y que se deben tomar otras medidas, como la reformulación de productos procesados.

Afirmó que hace cinco años, cuando se aplicó el impuesto a productos procesados, se emitieron los mismos argumentos en contra de la obesidad, pero el problema no se ha resuelto.