Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Xóchitl Gálvez delineó ayer su estrategia en materia de seguridad, alejada, dijo, de la guerra contra el narcotráfico del ex Presidente Felipe Calderón y del abrazos, no balazos de Andrés Manuel López Obrador.
La candidata presidencial de PAN-PRI-PRD describió un programa de 15 puntos, enfocado a reconstituir un País donde, por lo menos, indicó, un 30 por ciento del territorio está en manos de la delincuencia organizada.
«Voy a proteger a los ciudadanos, no es la guerra de (Felipe) Calderón, lo que estoy proponiendo es fortalecer a las policías municipales. ¿Por qué no lo hizo este Gobierno? ¿Por qué no hicieron una propuesta similar a la que estoy haciendo?», cuestionó.
En referencia a los resultados de la tarea de la Guardia Nacional, Gálvez dijo que la detención de delincuentes en los estados ha sido mínima.
«Realmente no ayuda a la detención. Yo no voy con la guerra de Calderón ni con los abrazos a los delincuentes de López Obrador», sostuvo.
En su plan, la abanderada opositora plantea desmilitarizar al País, sacando a las Fuerzas Armadas de todas las actividades civiles.
«El Ejército quiere defender a la patria, donde le toca defender a la patria, y tenerlo de bacheador de carreteras; ese no es el papel del Ejército, no es digno para el Ejército estar deteniendo migrantes. El Ejército tiene un alto honor que yo voy a cuidar de ellos», planteó.
Sobre su propuesta en materia hacendaria, la senadora con licencia reconoció que propondría «ampliar la base tributaria», no subir impuestos, pero sí que más mexicanos cumplan con sus pagos al fisco.