Dulce Soto
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Para evitar rebrotes con la reapertura de actividades es posible realizar hasta 19 mil 200 muestras de diagnóstico de Covid-19 a la vez en cuestión de tres a cinco días, plantea la Unidad de Genómica Avanzada-Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad (UGA-Langebio) del Cinvestav.
La secuenciación masiva con la infraestructura de la UGA-Langebio abarataría el costo en un 60 por ciento en comparación con las realizadas actualmente por los institutos de salud pública (estimada en mil 500 pesos), es decir, representaría un monto de 600 pesos, incluyendo la toma de muestras.
“Esta técnica es más precisa que las pruebas moleculares basadas en PCR, pues se fundamenta en la secuenciación de regiones del genoma del virus, es decir, analiza la secuencia nucleotídica de fragmentos de su genoma para asegurar la detección efectiva de SARS-CoV-2, causante del Covid-19”, explicó Alfredo Herrera, director de la UGA-Langebio.
Detalló, en un comunicado, que la secuenciación masiva tiene importancia y utilidad en estos momentos de la pandemia, pero sobre todo cuando se piense iniciar la fase de regreso a la actividad normal, porque es fundamental identificar quiénes están infectados, con síntomas o asintomáticos.
Así, con una segunda prueba los que ya superaron la infección podrían regresar a la vida cotidiana con seguridad, porque ya no podrían transmitirla.
De acuerdo con la institución, las pruebas resultan más efectivas que las de PCR por generar datos cuantitativos y ofrecer la secuencia de ADN de los fragmentos amplificados y con ello se puede verificar con toda certeza el virus observado; además, se podrían detectar algunas de sus mutaciones en esas regiones, con lo cual se tiene mayor certidumbre.
“La secuenciación masiva también permitiría monitorear a la población en general, mediante un análisis estadístico y hacer proyecciones más certeras del comportamiento de la epidemia”, señaló Herrera.