Claudia Guerrero, Érika Hernández y Guadalupe Irízar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador lanzó una nueva amenaza para desmantelar al Instituto Nacional Electoral (INE).
Ayer propuso una reforma constitucional para que los ciudadanos decidan por votación nacional a los consejeros del INE y los magistrados del Tribunal Electoral.
«Que se elijan de manera directa, con voto directo y secreto. El pueblo va a elegir de manera directa, se acabó lo de los acuerdos cupulares, contrarios al interés del pueblo», planteó.
Ayer mismo expertos electorales coincidieron que la propuesta es una burla y además es inviable.
Luis Carlos Ugalde, presidente del IFE entre 2003 y 2007, consideró que si los ciudadanos eligieran a consejeros y magistrados se tendrían autoridades electorales inexpertas o sin preparación en el ramo y subordinadas a la llamada Cuarta Transformación.
Ugalde calificó como «una tomadura de pelo» la propuesta y auguró que jamás se alcanzaría los votos necesarios.
«¿Qué tipo de autoridades electorales van a resultar de este tipo de ejercicio? Es dar acceso a cualquiera y romper los candados de experiencia y mérito, entonces serán consejeros y magistrados inexpertos, capturados por la ideología, por la 4T y serán elegidos por el pueblo, pero estarán al servicio de una ideología», sostuvo.
Leonardo Valdés, quien encabezó el IFE del 2008 al 2013, calificó de «una mala ocurrencia y en mal momento» la propuesta del Presidente.
«Nuestra experiencia dice que es pésima idea reformar al sistema electoral previo a una elección presidencial, así que esta ocurrencia la calificaría de pésima ocurrencia, mala y en mal momento para plantearla.
«Para que se aprueben esos cambios que implican reformas a la Constitución, se requieren de las dos terceras partes de la Cámara de Diputados y del Senado, y Morena no las tiene, por lo que sería difícil que se aprobara», señaló Valdés, actual profesor de la Benemérita Universidad de Puebla.

¡Participa con tu opinión!