De acuerdo a estimaciones de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive) en Aguascalientes, la pandemia del coronavirus provocará que se pierdan a nivel local alrededor de 2 mil 700 empleos, según reveló su representante Rebeca Salinas García. Los micro y pequeños negocios han sido los más castigados, lo que incluso ha desencadenado que algunos de ellos estén condenados a desaparecer.
Luego de enfrentar la peor parálisis productiva al igual que prácticamente en todos los sectores, la industria del vestido se encuentra padeciendo actualmente las afectaciones asociadas al periodo de confinamiento. A pesar de que en la entidad ya se dio luz verde en algunos sectores denominados esenciales, en el caso de la rama que representa Salinas García, aún permanecen cerrados hasta el 60% de los puntos de confección, otros más han comenzado a operar realizando acciones preventivas al ya no poder soportar más la compleja situación que atraviesan y solamente una pequeña minoría se encuentra trabajado elaborando insumos para personal de salud y ciudadanía, con la confección de cubrebocas. Actualmente y de acuerdo por la Canaive, en Aguascalientes existe un aproximado de 200 talleres, de los cuales en su mayoría corresponden a negocios pequeños cuyo futuro es incierto. Peor aún, los talleres del vestido se encuentran sufriendo ante los excesivos cobros por consumo de electricidad, facturación que incluso en algunos casos no será alcanzada a cubrir por el momento.

“La verdad es que la situación que estamos atravesando como industria es muy compleja, calculamos que hasta un 20% de los empleos generados en el sector pueden resultar perdidos o afectados, algo que sería muy lamentable” Rebeca Salinas, Canaive.