Jesus Emmanuel Leon Vazquez
Agencia Reforma

Funcionarios del Gobierno federal promueven la consulta sobre la revocación de mandato del Presidente usando aviones militares de la Guardia Nacional y hasta con el respaldo de Generales del Ejército como Luis Rodríguez Bucio, comandante de la Guardia Nacional.

El sábado pasado, el Secretario de Gobernación, Adán Augusto López, viajó en un avión de la Guardia Nacional, matrícula XC-PFM, de México a Torreón y luego a Hermosillo, donde participó en actos de promoción de la consulta del domingo 10 de abril.

En ambos eventos estuvo acompañado por el dirigente nacional de Morena, Mario Delgado.

En Torreón, el dirigente de Morena agradeció la presencia de Luis Rodríguez Bucio, titular de la GN.

Incluso el subsecretario de Seguridad Pública, Ricardo Mejía, aprovechó para destaparse y reconocer su interés por contender por la gubernatura de Coahuila.

Mejía pidió licencia hace una semana para promover la consulta en favor de AMLO.

Los dirigentes de PAN y PRD acusaron la incursión de militares y miembros de la Guardia Nacional en actos de promoción auspiciados por Morena.

Marko Cortés, líder del PAN, manifestó que los delitos cometidos por los servidores públicos en la promoción de la consulta deberán ser sancionados y defendió la negativa de su partido a participar en la consulta porque, dijo, se trata de una farsa.

«Es el colmo del cinismo.

El Secretario de Gobernación y el Comandante de la Guardia Nacional cometen un delito electoral al usar recursos públicos para promover una consulta patito», manifestó Cortés.

Ayer el PAN presentó ante el INE una queja contra el Secretario de Gobernación y el jefe de la Guardia por promoción indebida de la consulta sobre revocación de mandato.

«Con todo cinismo, prefieren echar porras al Presidente de la República en actos públicos que atender la creciente violencia en el País y los miles de problemas que hoy se viven (…) condenamos el cinismo del Secretario de Gobernación que prefiere ocupar su tiempo como palero del Presidente de la República, al tiempo de que ataca irresponsablemente a los miembros del INE», señaló el representante del PAN, Víctor Hugo Sondón Saavedra.

El dirigente del PRD, Jesús Zambrano, sostuvo que la participación de servidores públicos es una violación electoral.

«Violan la ley impune e insolentemente, ahora incluso metiendo a la Guardia Nacional en eventos de Morena», señaló.

Movilizan a todos por la revocación

Gobernadores, funcionarios públicos de distintos niveles, senadores, diputados federales y locales participan abiertamente en la promoción de la consulta de revocación de mandato del 10 de abril.

Su argumento: lo hacen como ciudadanos y por ejercer su libertad de expresión, pese a que no pueden dejar a un lado su investidura.

De nada han válido la exigencia y las medidas cautelares aplicadas por el Instituto Nacional Electoral (INE) para que servidores públicos, especialmente el Presidente Andrés Manuel López Obrador, no se pronuncien o interfieran en el proceso de revocación, como establece la Constitución.

Una vez que se publicó el decreto con el que, según los legisladores, los funcionarios pueden pronunciarse sobre el tema, gobernadores morenistas como Alfonso Durazo, de Sonora; Cuitláhuac García, de Veracruz; Claudia Sheinbaum, de la Ciudad de México; Layda Sansores, de Campeche, y Alfredo Ramírez Bedolla, de Michoacán, no tardaron en llamar a participar a los ciudadanos.

Funcionarios estatales en Tlaxcala y Veracruz promueven organizaciones civiles que, con actividades recreativas como carreras deportivas, promueven la participación en la consulta.

El Alcalde de Mazatlán, Sinaloa, Guillermo Benítez, afirmó que en su tiempo libre visitaría casa por casa para promover el ejercicio; después se arrepintió, pero reconoció que otros presidentes municipales sí lo están haciendo.

El PAN ha denunciado a legisladores de Morena y diversos funcionarios por promover dicho ejercicio.

Por ejemplo, el 11 de marzo, el senador panista Víctor Fuentes denunció ante la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (FEDE), en Nuevo León, al director general del Infonavit, Carlos Martínez Velázquez, por llamar a participar.

En la Ciudad de México, el blanquiazul presentó queja contra el Alcalde de Xochimilco, José Carlos Acosta, y nueve funcionarios más por presuntamente realizar propaganda en comunidades favor de la consulta. Hace unos días, el INE bajó un pronunciamiento firmado por ediles de la capital a favor del tabasqueño.

En Zacatecas, con el pretexto de que el INE no promueve dicho ejercicio, ocho legisladores de Morena optaron por no asistir a las sesiones para irse a las comunidades a hacer campaña.

Apenas el pasado 23 de marzo, Ramírez Bedolla informó que participará en la consulta con un voto a favor de «ya saben quién».

En Morelos, el PRD denunció a la senadora Lucía Meza por indebida promoción de la revocación y la colocación irregular de espectaculares.

A esta campaña abierta se une la difusión de propaganda gubernamental que servidores públicos se niegan a suspender, la cual incluye los programas que impulsa López Obrador.

En la Ciudad de México, se ha pedido a los funcionarios de programas sociales, como Pilares, acudir los fines de semana a los parques públicos para difundir lo que hace el Gobierno capitalino.

«La intención es que vean los chalecos guindas que nos identifican con Morena», afirmó uno de los promotores.

En Guanajuato, el PAN denunció al titular de Profeco, Ricardo Sheffield, y los diputados locales morenistas, Ernesto Prieto Gallardo, y Hades Aguilar Castillo, por promover acciones del Gobierno federal.

«Muy temprano antes de salir a trabajar coloqué en el auto familiar un multiperforado de la consulta del 10 de abril, atento a que Ciro Murayama y Lorenzo Córdova se atrevan a intentar impedirlo», difundió en Twitter el director del Instituto del Deporte de la Ciudad de México, Javier Hidalgo.

Los pegotes tienen la leyenda «Yo voto #Que Siga AMLO este 10 de abril».

La esposa del Presidente, Beatriz Gutiérrez, también hace promoción, y en tono irónico remata que saldrá gratis para el INE.

Los propios morenistas afirman que en algunas dependencias federales se ha pedido a los funcionarios garantizar el voto de al menos 50 personas, y en algunos estados, los gobernadores han nombrado representantes por alcaldías o distritos para movilizar a la gente.

La meta de los morenistas no es que la mayoría de los votantes aprueben la permanencia de López Obrador, para ellos, es un hecho.

Para cumplir con el anhelo presidencial, buscan que acudan más de 37 millones 129 mil ciudadanos a las urnas, con el fin de que la consulta sea vinculante y el Tribunal Electoral haga la declaratoria formal de que los mexicanos quieren que el tabasqueño permanezca en la Presidencia. De no alcanzar el 40 por ciento de la Lista Nominal, el ejercicio no tendrá ningún efecto.

Y AMLO en vuelo comercial

Mientras funcionarios del gabinete usan aviones militares para actividades partidistas, AMLO mantiene su política de volar en línea comercial.

Ayer regresó de Cancún tras dar banderazo a los campamentos militares que albergarán a soldados que construirán el Tren Maya. Tomó el vuelo 529 de Aeroméxico programado a las 13:09, pero salió una hora después.

AMLO fue el último en subirse al avión 12 minutos antes del despegue. Apenas llegó y el avión partió a CDMX.

¡Participa con tu opinión!