Rolando Herrera
Agencia Reforma

TIJUANA, BC.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador prometió ayer que se regularizarán los autos “chocolate” en Baja California, mediante un registro y un cobro muy bajo que será invertido en esa entidad.
“Vamos a tener un registro, pero no sólo eso, vamos a buscar también que se resuelva en definitiva sobre la propiedad de esos carros. Lo que se cobre por esa regularización, que no va a ser mucho, porque los que tienen esos carros por lo general es gente humilde, gente pobre.
“Van a pagar muy poco por la regularización, y ese dinero, vamos a etiquetarlo, es decir, lo que se obtenga por esa regularización va a ser para beneficio de la misma gente de Baja California, y sobre todo para beneficio de la gente pobre, para Salud, para educación, para agua, para vivienda”, indicó al inaugurar obras de mejoramiento urbano en Tijuana.
El Presidente afirmó que esa fue una demanda que le hicieron durante una visita que realizó a la entidad antes de la pasada elección, por lo que esperó a que pasara la veda electoral. En breve, anunció, informará sobre ese mecanismo.
López Obrador prometió además ayuda a 200 familias tijuanenses que, según un censo de la Secretaría de Desarrollo Urbano, han sido afectadas por la aparición de fallas en el suelo y por estar en asentamientos irregulares en la colonia Sánchez Taboada.
“Les vamos a ayudar para que lo más pronto posible puedan tener un terreno seguro, y que no corran ningún riesgo, y que va a ser un apoyo completo, no crédito, sino un apoyo del Gobierno de la República, del Gobierno del estado, del Gobierno municipal, un apoyo del presupuesto público, que es dinero del pueblo”, dijo.
López Obrador cerró ayer una gira de tres días por el estado de Baja California, a donde prometió volver en tres meses para acompañar al Gobernador Jaime Bonilla a un cierre de su administración.
Al final de su discurso, festejó que Morena haya ganado la elección de Gobernador y que en Tijuana una migrante oaxaqueña, Montserrat Caballero, haya ganado también.
“Fíjense cómo estoy de contento, ese es el México que quiero hacia delante, no un México conservador, quiero un México liberal, un México con dimensión social”, señaló.
El mandatario federal regresó ayer mismo a la Ciudad de México.

Sin reelección
El Presidente reiteró que si se trabaja mucho, levantándose temprano y durmiendo a las 10 de la noche, no hace falta la reelección.
Al referirse a que Bonilla concluye su gestión en octubre próximo, dijo que se aprovecha el tiempo cuando no se piensa mucho, sino se que actúa.
“Nosotros ya no tenemos que pensar mucho, porque la acción es pensamiento. Entonces, tenemos que trabajar estas 16 horas como lo estamos haciendo, así también no hace falta la reelección en el caso de la Presidencia de la República, porque rinde más el tiempo si uno se aplica a fondo.
“Si se levanta uno antes de las cinco de la mañana y se acuesta uno a las nueve, a las diez. Saquen la cuenta, y descansa uno bien y está uno lúcido para seguir sirviendo al pueblo”, dijo al inaugurar un cuartel de la Guardia Nacional en Rosarito.