Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Acostumbrado a exaltar la división de poderes, el Presidente Andrés Manuel López Obrador recibió ayer en Palacio Nacional a quienes el Secretario de Gobernación, Adán Augusto López, definió como la mayoría legislativa del Mandatario.
«Atendiendo su indicación, han sido convocados los integrantes de esta, su mayoría legislativa, que han estado a la altura de las circunstancias, de lo que el País y el movimiento de transformación requieren», describió el paisano del Mandatario al inicio del acto.
Aunque en la mampara instalada en el Patio Central decía: «Reunión con legisladores federales», en realidad fue un encuentro con los incondicionales en la Cámara baja, los que mayoritearon para aprobar el presupuesto que pidió López Obrador.
En el presídium estuvieron los diputados Ignacio Mier, coordinador de Morena; Alberto Anaya, dirigente del PT, y Carlos Puente, coordinador del Verde.
Este último, quien no estaba considerado como orador, fiel al estilo acomodaticio de su partido, refrendó la adscripción del Verde al «grupo parlamentario» de la 4T y al proyecto de López Obrador, incluida la reforma eléctrica.
«Por eso le decimos: adelante, sí, vamos con usted hasta el último día del mandato sin titubeos, sin medias tintas, ese es nuestro compromiso», le expresó Puente al Presidente.
Sus expresiones le valieron un apretón de manos e incluso unas palabras en corto del Presidente, mientras era ovacionado por los legisladores que se dieron cita en el recinto histórico.
En febrero de 2016, el mismo Puente elogió el «compromiso y la visión» del entonces Presidente priista Enrique Peña Nieto, para el desarrollo del sector energético y el avance hacia a la transición energética.
«Reconocerle, señor Presidente, que en el tema de la reforma eléctrica haya usted considerado elevar a rango constitucional la transición energética, eso muestra un compromiso con el medio ambiente», expresó ayer ante López Obrador.
«¿No les da pena aliarse con el Partido Verde?», se le preguntó al morenista Sergio Gutiérrez Luna, presidente de la Cámara.
«No, de ninguna manera, es un partido que ha estado aprobando las reformas junto con nosotros desde la Legislatura pasada», respondió al salir de Palacio Nacional.
Líder indiscutible Tras la breve introducción del titular de la Segob, el acto continuó con un discurso de Mier, quien definió a López Obrador como líder indiscutible de Morena y del proyecto para transformar la vida pública de México.
Mier dio un paso adelante, y aunque el evento fue para celebrar la aprobación del presupuesto morenista, que la Oposición tachó de «golpe», el poblano se comprometió a sacar la reforma eléctrica.
«No vamos a permitir, señor Presidente, no vamos a dar un paso atrás. En política, dar un paso atrás es la muerte y en política dar un paso adelante es transformar.
Vamos a transformar nuestro país y vamos a sacar adelante la reforma eléctrica», expresó.
En el mismo tono, el petista Anaya ratificó la lealtad de su partido a López Obrador y afirmó que, así como le cumplieron con el presupuesto, lo harán con la reforma eléctrica.
«Está nuestro compromiso para aprobar esa reforma eléctrica, porque consideramos que es un acto que devuelve al pueblo de México esta empresa tan importante que garantizará que no haya incrementos a las tarifas eléctricas», añadió.
López Obrador, que parece haberlos convocado para dar y recibir apapachos, afirmó que los legisladores que aprobaron su presupuesto, sí son auténticos representantes del pueblo.
«Yo estuve pendiente del debate y estoy muy satisfecho porque todas, todos ustedes, aportaron argumentos para defender la iniciativa de presupuesto y al final se logró la aprobación mayoritaria», se congratuló.
La dicha enorme…
Por tercera ocasión en la semana, el Jefe del Ejecutivo se echó una letanía de todo lo que su gobierno hará con el PEF: los programas sociales, becas, las megaobras…
Pero también aprovechó para raspar a la Oposición, que al fracasar en su intento por modificar el gasto dio por muerta la reforma constitucional del sector eléctrico, que necesita el voto de dos terceras partes de la Cámara.
«Ustedes están cumpliendo con ese mandato, no están a la zaga, no se han rezagado, no están en la retaguardia, están en la vanguardia del movimiento de transformación. La verdad, qué tristeza para nuestros adversarios, de lo que se pierden», soltó.
«¿A poco no es una dicha enorme estar ayudando al prójimo, ayudando al pueblo? ¿Hay algo más importante que eso? Por eso nos da muchísimo gusto que estén aquí y que hayan mantenido una actitud consecuente».
El evento, que concluyó en medio de gritos de «¡Es un honor estar con Obrador!», también sirvió para los destapes. La empresaria y diputada de Morena, Patricia Armendáriz, tuiteó una foto de Adán Augusto López sentado junto a López Obrador con la leyenda: «presente y futuro? Será?».

¡Participa con tu opinión!