Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Javier Hernández salió en defensa de su coach mental, Diego Dreyfus.
Luego de las constantes críticas que ha recibido el entrenador emocional por el bajo rendimiento del “Chicharito” sobre las canchas en los últimos años, éste dio la cara y afirmó que sin el guía su carrera ya habría terminado.
“Todo mundo sabe con la persona que estoy trabajando emocionalmente, y sigo trabajando con él y ahora que hago el gol, ¿qué van a decir? Todo ha sido completamente desmedido, pero es también en base a mi falta de responsabilidad y mi comunicación. He optado por hacer esa ley de ignora todo lo malo; cuando era al revés. Ahora la gente dice que mi hijo no es mío, imagínate”, señaló el delantero en conferencia tras marcar en el empate entre LA Galaxy y Seattle.
“Alguien que me ha ayudado mucho a que no hubiera echado a perder toda mi carrera es Diego, me cayó el veinte de la situación en la que estaba metido. Gracias a él mi carrera no se ha ido a la chingada”.
Javier se siente listo para darle a su equipo lo que se espera.
“Estoy tomando decisiones en mi vida con mucha responsabilidad desde el amor para poder sacar lo mejor de mí. Este club me ha brindado absolutamente todo, el que no ha confiado en ellos he sido yo”, concluyó.

ASÍ LO DIJO
“En vez de abrirme, me estaba cerrando más con toda mi familia y seres queridos, cuando tenía que ser al revés”.