RODRIGO ÁVALOS ARIZMENDI

A medida que transcurre el sexenio de López Obrador gran parte de la ciudadanía se ha ido dando cuenta que las grandes promesas de lograr que México fuera un gran país saneado en todos los sentidos, principalmente en los más esenciales, han sido sólo promesas incumplidas. La verdad no sabemos qué informará el día de mañana, fecha en que rendirá su tercer informe de gobierno.

Una de las promesas más esperadas era la del combate a la corrupción, pero de eso no ha habido nada relevante, más que la inhabilitación a Luis Videgaray, ex secretario de Hacienda en el sexenio pasado. Es a lo más que ha llegado. Hace algunos meses se tuvo una esperanza de que iba a accionar en verdad cuando se trajeron de España a Emilio Lozoya. Sin embargo, Lozoya no ha ni siquiera pisado la cárcel. El tema de Odebrecht no lo ha resuelto, más bien al contrario, y ha protegido los casos corruptos que se han dado al interior de la Cuarta Transformación como lo fue el caso del hijo de Manuel Bartlett con los respiradores, el asunto de su hermano Pío recibiendo un millón de pesos y varios familiares más que han hecho negocios al amparo del manto protector del presidente. En el caso de Irma Eréndira Sandoval, ex secretaria de la Función Pública del gobierno de la 4T, no fue sólo el caso de Guerreo, que es la parte más visible, también en su momento empezaron a salir notas sobre la compra a sobre precio de pruebas de antígeno, y eso le pegó a la línea de flotación al discurso del presidente de austeridad, de moralidad y de anti corrupción. La salida de Irma Eréndira fue sintomática, salió de la peor manera de una Secretaría vista hasta ahora. Ella era gente del equipo del presidente, trabajó desde el 2006 en su equipo de campaña. En el 2012 seguía muy de cerca y tuvo la oportunidad de ser la encargada de las relaciones con la sociedad civil. Era una gente muy cercana a López Obrador. En su encomienda ya en el gobierno de la 4T tuvo cero resultados. La forma en que el presidente la destituyó le marca la línea y esa separación entre lo que había sido y sobre todo una frase que ella utilizó cuando se despidió: “Se de dónde vengo y tengo claro a dónde voy; siempre estaré del lado correcto de la historia”. Irma Eréndira participó en la compra de medicamentos, de vacunas contra el COVID, en donde se dice que hay empresas fantasmas involucradas. La gota que derramó el vaso fue el apoyo que le dio a su hermano para conseguir la candidatura a la gubernatura de Guerrero. Se supo que desde la Secretaría operaba para apoyarlo a él. Sin duda son temas muy interesantes. Otra salida que se menciona en los mentideros políticos es el de Octavio Romero Oropeza, actual director de Pemex. De quien también se menciona que podrían salir es de la Secretaría de Gobernación Olga Sánchez Cordero lo mismo que de Tatiana Clouthier, secretaria de Economía. La realidad es que la forma piramidal de operar y actuar de López Obrador no les da margen a los secretarios por muy buenos que sean, pues dicho margen es muy pequeño.

Otro tema polémico es el referente a la consulta que se va a realizar para enjuiciar a los ex presidentes, dicho así, aunque la Corte modificó la pregunta y se convirtió en un galimatías que no lleva a ningún lado. Para que sea vinculante tendría que votar el 38% del padrón electoral, que en la pasada elección intermedia con trabajos llegó a ese número, por ello es seguro que no se llegará a ese número, pues estamos hablando de muchos millones de ciudadanos que tendrían que salir a votar para esto y que, además, finalmente, si lo hicieran, en el mejor de los casos, no significa jurídicamente ¡nada! Pues no se entiende a dónde se quiere llegar con esto, ya que no tiene ningún sentido. Se van a tirar a la basura 528 millones de pesos, que es lo que está presupuestado para esta votación. A lo anterior hay que agregar que hacer esa consulta no es necesaria al final la Constitución y el sistema judicial mexicano puede actuar y se puede enjuiciar a cualquier funcionario, haya sido presidente o no. Cualquiera que haya cometido un ilícito o haya desviado recursos o haya hecho uso incorrecto de las funciones para las cuales fue contratado debería de ser castigado en su momento y tener sus consecuencias al respecto. Más bien lo que está intentando López Obrador con esta consulta es un juicio moral y un juicio histórico: “Ellos y nosotros, los malos y los buenos; los fifís y nosotros, la Cuarta Transformación”. Para eso va a servir la consulta.

INESPERADO DECESO DEL CÓNSUL ALEJANDRO MUÑOZ FERNÁNDEZ

Qué profunda tristeza sentí el lunes por la noche al enterarme de la inesperada muerte de mi gran amigo Alejandro Muñoz Fernández, Cónsul de España en Aguascalientes y propietario del restaurante de comida española “El mesón del taco”. Alejandro fue un hombre toda bonhomía. Lo conocí cuando apenas iniciaba con su negocio de taquería en una cochera en el fraccionamiento Colinas del Río. Sus hijos estaban chiquitos y él atendía junto son su esposa el negocio, el cual se fue acreditando principalmente por dos cosas: El carácter tan agradable y afectuoso de Alejandro con todos los clientes, y la magnífica comida. Pero sin duda que la clave principal fue el trato que dio Alejandro a la clientela hasta el último día que estuvo en el restaurante. Era un placer ir a comer o cenar al Mesón del taco pues la plática con Alejandro siempre era grata, se combinaba con la comida. Hoy Alejandro ya no está más. Partió a una edad que se puede considera joven aún. Curiosamente acababa de llegar de vacacionar en Manzanillo con toda su familia, allá había pasado el día del padre feliz de la vida. Sin embargo, los designios del Señor son a veces inexplicables. La vida es así, las cosas pasan de un momento a otro sin que lo esperemos, y sí, estoy triste porque ya no estará más con nosotros. Siempre fue una persona increíble, digna de admirar y respetar. Descanse en paz mi querido amigo Alejandro.