Víctor Hugo Granados Zapata

Esta semana, la Cámara de Diputados votó a favor de eliminar 109 fideicomisos sin estructura. Dichos fideicomisos se utilizaban para financiar a Centros Públicos de Investigación (CPI) como el Cinvestav o el CIDE, así como también para la defensa de derechos humanos, apoyo en caso de desastres naturales (FONDEN), promoción de la cultura, el deporte, etc. La principal función de estos fideicomisos es de proveerle a dichas instituciones autonomía para gestionar su propio presupuesto y con ello lograr mayor eficiencia técnica, como también celebrar convenios otros organismos internacionales (Banco Mundial, PNUD, BID, UNESCO, etc).

Antes de analizar los argumentos por los cuales fueron eliminados dichos fideicomisos y su impacto en la investigación educativa, hay que comprender porqué es necesario que dichas instituciones cuenten con autonomía para gestionar sus propios recursos. Para empezar, un CPI necesita dicha autonomía para asegurar un plan o convenio de investigación con otra institución (estatal, nacional e internacional; pública o no gubernamental). Segundo, la mayoría de los recursos que estos centros lograban obtener eran autogenerados, a través de consultorías y proyectos que les permitía a las y los investigadores proponer soluciones e impulsar la investigación en el país. Finalmente, los productos de este tipo de investigaciones son de vital importancia para el beneficio continuo de la sociedad. Para esto vamos a analizar dos investigaciones que se están llevando a cabo hoy en día gracias a estos fideicomisos:

El Estudio Longitudinal del Desarrollo de las Niñas y Niños de Aguascalientes (EDNA) es un programa que lleva a cabo el CIDE Región Centro y que tiene el propósito, en términos generales, identificar cuáles son las variables que afectan al desarrollo de la niñez en nuestro Estado y determinar, según su descripción en la página oficial, los “problemas que enfrentan las niñas y los niños de México para lograr un desarrollo físico e intelectual sano en su camino a la vida adulta”. Este programa estudia a un grupo 1,000 niñas y niños de 100 escuelas diferentes durante un plazo de 6 años, esto para identificar con certeza los efectos que inciden en lo anterior mencionado. La importancia de este programa es enorme, no solo para Aguascalientes sino para todo el país, ya que brinda la evidencia necesaria para crear planes y diseñar políticas públicas que mejoren la calidad de vida de todas las niñas y niños. Otro proyecto es el que está llevando a cabo el Cinvestav para desarrollar medidas más eficientes en cuanto a la detección del Covid 19. Este trabajo, encabezado por el investigador Luis Marat Álvarez Salas, ha permitido encontrar un método más barato e igual de eficaz que las pruebas actuales ELISA (detección de anticuerpos) y la RC- PCR (la prueba de hisopos empleada actualmente) para detectar el Covid 19 y con ello darle mayor certeza al seguimiento de la pandemia a nivel nacional.

Ambos ejemplos no fueron seleccionados al azar. El primero nos muestra un proyecto que brinda la evidencia para apoyar, a largo plazo, a millones de niñas y niños en todo el país. El segundo es un proyecto que se creó para la crisis actual y cuyo beneficio lo podemos ver en la mejora de los sistemas de detección de casos a nivel nacional. Estos proyectos no se hubiesen podido llevar a cabo si ambos CPI no tuvieran libertad de gestionar sus recursos.

¿Por qué buscan capturar el presupuesto de los fideicomisos? Mario Delgado, líder de la bancada parlamentaria de Morena a nivel nacional, acusaba de opaca la gestión de estos fideicomisos, seguido de una iniciativa que impulsó el presidente de la república (quien llamó “ladrones” a quienes utilizaban dichos fideicomisos, es decir, a la mayoría de la comunidad científica del país) que busca utilizar los fondos de estos fideicomisos para la emergencia sanitaria. Denunciaban que de los 109 fideicomisos 3 tenían problemas de corrupción y, bajo una lógica totalmente irracional, decidieron que todos deben estar sometidos a la voluntad del ejecutivo. Representantes de la sociedad civil y la comunidad científica denunciaron esta propuesta por ser perjudicial para el desarrollo próspero del país y así dañar gravemente a la investigación en México ¿existe certeza de que este recurso sea destinado para salud? Arturo Herrera, titular de la SHCP, anunció el miércoles que estos serán programados estratégicamente para combatir la pandemia, pero nos quedamos solamente con su palabra.

El Dr José Roldán Xopa (experto en derecho administrativo y académico) señala, a través de su publicación más reciente en el diario El País, que la trayectoria legal de estos recursos (60 mil millones de pesos de 109 fideicomisos) es totalmente discrecional y que dicho recurso sería asignado y controlado desde la Tesorería de la Federación (en pocas palabras, una nueva alcancía para lo que se le ofrezca al presidente). Por otra parte, Martín Vivanco señaló en el periódico El Universal que dicha asignación de presupuesto trae consigo un “fraude a la Constitución”, dado que se le delega la facultad presupuestaria del legislativo al ejecutivo (por lo tanto, la programación de dicho recurso sería inconstitucional).

¿Cómo afectará esto a la educación? Desafortunadamente, la brecha educativa en el país va expandiéndose y ahora más que nunca se requiere de planes, investigación y estrategias para combatir los problemas que van a surgir por la pandemia y la crisis económica. Sin embargo, no podemos confiar en la “buena fe” de la 4T, dado que han eliminado los programas clave para apoyar (desde el sector educativo) a las familias más necesitadas. Ahora, sin el apoyo de estos fideicomisos, programas como el EDNA u otros cuyo propósito es el de generar evidencia sólida serán frenados e incluso desaparecidos, dejando muy poca información para tomar buenas decisiones de política educativa.

Si se tiene la sospecha de que hay corrupción en el uso de estos 109 fideicomisos ¿por qué no se audita a cada uno y se comprueba cuáles son los que tienen problemas? ¿por qué eliminar sin evidencia al resto de fideicomisos afectando al país? Esta movida de Morena en el Congreso es tan lógica como un médico que le corta el brazo a su paciente porque a este le dolía una uña del dedo pulgar. Para terminar esta aportación tan extensa solo quiero dejar una anotación que hizo el diputado federal de Morena Iván Pérez Negrón Ruiz a través de una participación que hizo en Radio BI el miércoles pasado, donde señaló cínicamente que “Nosotros apoyamos un cambio de gobierno e impulsamos una nueva manera de gobernar. A quién le guste y a quien no le guste, nos vemos en las elecciones”. Sin duda alguna expone qué es lo que ha ofrecido Morena desde que llegó en el 2018 al legislativo y al ejecutivo: Promesas vacías, engaños y, sobre todo, traición.