Aseguran los que dicen saber de cuestiones esotéricas que el camino al infierno está empedrado de pactos y buenos deseos, lo que puede haber algo de verdad porque Usted, amable lector o lectora, ha escuchado a lo largo de su vida los compromisos que asumen los candidatos al Gobierno del Estado y que ya en el ejercicio del poder los dejan en segundo plano hasta que de plano se olvidan de ellos, particularmente lo que no les deja una rentabilidad política.

El caso más representativo es el Río San Pedro, que cada seis años ocupa la atención de quienes aspiran dirigir los destinos del Estado y hasta organizan mesas de análisis con representantes de la sociedad para escuchar sus propuestas, con lo que aseguran enriquecerán lO que tienen previsto llevar a cabo.

También, como sucede periódicamente, hay quienes levantan la voz para exigir el rescate del principal afluente que tiene la entidad, pero sus palabras se estrellan ante la indiferencia de quien despacha en la oficina principal, mientras tanto aumenta el daño ambiental al utilizarse el lugar para vaciar aguas residuales de las colonias colindantes y sobrantes de las fábricas y talleres, lo mismo que se dejan animales muertos, muebles y todo lo desechable del hogar.

Lo anterior es aprovechado por enviados de la administración estatal y del Gobierno Municipal para llevar a cabo “jornadas de limpieza”, que no pasa de ser una vacilada, ya que recogen lo que está en la ribera y luego se toman fotografías y videos para dejar constancia de su “enorme” preocupación por las condiciones en que está el río.

Ante el nulo interés para solucionar de una vez por todas este problema, el presidente local de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Ángel Palacios Salas, lanzó un fuerte reclamo a las autoridades ambientales de los tres órdenes de la administración pública para que acepten las responsabilidades que tienen y dejar de culparse unos a otros de la inacción que existe sobre este particular.

Recriminó que se deja “para después” lo que es algo superior, por lo que es indispensable que se actúe a la mayor brevedad, en función que el vaso se ha convertido en depósito de escombro y en un tiradero clandestino de basura de todo tipo. Hizo hincapié que pese a que personal de algunas dependencias periódicamente llevan a cabo algunas labores de limpieza, en la práctica resulta minúsculo para lo que se debe hacer.

La preocupación del líder de los constructores la comparten miembros de diversos sectores, sin embargo las autoridades están como aquel presidente de la República que les dijo a los perredistas “no los veo ni los oigo”, por lo que está cerca de terminar el actual sexenio y como ha ocurrido con sus su antecesores, quien está próxima a entrar al relevo también se comprometió en la reciente campaña a encabezar la limpieza del San Pedro, que en tiempos lejanos se llamó Río de Pirules cuando corrían las aguas cristalinas y que hoy adquiere un color verdoso y en algunos tramos un olor pestilente que llega hasta las colonias que lo circundan. Tiene cinco años para atender esta necesidad fundamental, ya se verá si lo hace o se hace como los que estuvieron en su lugar.

CRÓNICA DE UNA VILEZA

Todo comenzó con la petición de los representantes de la delegación cubana de beisbol a las autoridades de Aguascalientes, de que les ayudaran a localizar a dos jugadores que habían escapado de la concentración, lo que motivó a que Jonás, el jefazo de la policía estatal, ordenara a sus muchachos que se abocaran a buscarlos.

Los encontraron al norte de la ciudad, justo en el cruce de la avenida Luis Donaldo Colosio y bulevar a Zacatecas y de inmediato los entregaron a los directivos, que ordenaron su confinamiento hasta en tanto regresaban a la isla, en donde les esperaba un duro castigo, principalmente ser marginados de toda actividad deportiva y presentados ante un juez, que sin lugar a dudas dispuso su encarcelamiento por “traicionar” los principios de la revolución, según se acostumbra en estos casos.

Lo actuado por la Secretaría de Seguridad Pública del Estado el pasado 15 de junio sale de todo principio lógico, ya que los elementos policiacos no son miembros del Instituto Nacional de Migración (INM), que en todo caso deberían haber sido los abocados a llevar a cabo su persecución. La aprehensión se hizo sin que hubieran cometido un delito y su presencia en suelo mexicano fue de manera legal al ser parte de un grupo en que cada uno de sus miembros traía su pasaporte y otros documentos que acreditaban la procedencia.

Seguramente que Jonás ignora que Cuba tiene un gobierno totalitario y por lo mismo impone duros escarmientos a todo aquel que intenta huir de las condiciones en que vive la mayoría de los pobladores, por lo que presentó como un “triunfo” la detención de los jóvenes, que sin conocer la ciudad deambulaban por ese sector de ahí que no fue difícil su ubicación.

La noticia ocupó la atención de medios nacionales y extranjeros, al informar del “rescate” que se hizo de ambos jugadores, como calificó el Gobierno del Estado el prendimiento, guardándose para sí que ninguno había cometido una falta que ameritara la acción.

Lo más preocupante es la coincidencia de los informadores, de que los beisbolistas serían llevados a la cárcel por marcharse del hotel y no sólo eso sino que de acuerdo como estila la autoridad cubana sus familiares también sufren las consecuencias al quedar proscritos de los “beneficios” que reciben del gobierno, que por su parte calificó este hecho como un acto “repudiable”.

Con un gramo de criterio lo anterior pudo haberse evitado, ayudándoles las autoridades locales a que pidieran cobijo político como seguramente eran sus deseos y que no sabían a quién dirigirse y no salir con la badajada de que “no habían pedido asilo” y por ello se les reintegró al equipo pero ya en calidad de detenidos.

También el gobierno local desconoce que casi todos los actuales beisbolistas cubanos que participan en las Ligas Mayores se fugaron de Cuba y una parte lo hizo a través de México, en donde algunos llegaron a figurar en equipos de la Liga de Verano y de aquí pasaron a un equipo de primer nivel, lo que habría sido materialmente imposible si hubieran estado en Aguascalientes, tierra de la “gente buena” pero no de autoridades empáticas.

Vaya manera de cerrar el sexenio, al llevarse la policía estatal una muesca que tardará mucho tiempo en borrarse, ya que aún cuando se omita el fin que tuvieron los capturados es un acto que queda en la página negra de la corporación.

ACUMULA DEMANDAS

Para no ser menos que el Congreso del Estado, en donde el rezago es su principal característica, el ISSSSPEA acumula 600 demandas que han presentado trabajadores en activo y retirados ante la negativa de integrarlos al padrón de pensionados y por el pago menor de jubilación que reciben, entre otras razones. Carlos Gallegos Espinoza, director de Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Servidores Públicos del Estado de Aguascalientes, informó que hay 600 demandas y amparos en contra del ISSSSPEA por el pago que se hace de la pensión en UMAs y no en salarios mínimos, con lo que se comprime su ingreso. Lo que sucede, abundó el funcionario, es que la ley vigente así lo establece por lo que en todo caso hace falta reformarla y que en lugar de que sea a través de la Unidad de Medida y Actualización (UMAs) suceda en salarios mínimos. Al respecto, el diputado Jaime González sometió al pleno una iniciativa de reforma y que, como ocurre siempre en el parlamento, está en etapa de “análisis y discusión” entre los grupos legislativos sin importarles que pase el tiempo y los pensionados continúen recibiendo menos dinero del que les corresponde, seguramente porque no alcanzan a dimensionar el problema ya que ellos tienen resuelto el asunto económico con la jugosa beca mensual que reciben a lo largo de los tres años que estén en el encargo.