Un ausentismo de mujeres de hasta un 2% se registró en las distintas empresas de Aguascalientes incluidas las del sector automotriz durante este lunes, ante el paro nacional convocado, reconoció el dirigente de la Federación de Trabajadores de Aguascalientes, Alfredo González González, quien señaló que las faltas que se dieron prácticamente fueron programadas y concertadas, a fin de no afectar la producción.
Detalló a El Heraldo que si bien hubo ausencia de mujeres en varias empresas, éstas no fueron masivas a fin de no impactar en la productividad, toda vez que hubo acuerdos previos desde la semana pasada de cómo se iba a tomar el día, donde se acordaron varios permisos que se dieron a cuenta de vacaciones. “Cada quien lo decidió en una forma autónoma y el resto pues obviamente las empresas tomaron las medidas correspondientes, pero prácticamente se dio el permiso normal que ya estaba convenido y entre el 1 y el 2% fue la ausencia, que es el porcentaje que generalmente se da los días lunes y que todavía se sigue presentando de ordinario”.
González González reconoció que los sectores más afectados con el paro de mujeres fueron los que tienen que ver con el comercio y servicios, sobre todo lo que tiene que ver con los bancos, donde muchas sucursales tuvieron que cerrar, e incluso en el área textil y de la confección hubo la situación de una sola empresa donde no se presentó nadie a trabajar, pero se va a reponer el próximo sábado, es decir se dio una permuta en dicho caso.
Por su parte, Rogelio Padilla de León, secretario general del Sindicato de la Industria Automotriz y Metalmecánica, indicó que en el caso del sector automotriz y de autopartes en Aguascalientes también el ausentismo de mujeres no llegó ni a un 2% y las que más se faltaron fueron las de las áreas administrativas y no tanto las operativas, pero a cuenta de vacaciones, por lo que prácticamente fue un día ordinario.
Recalcó que si bien como sindicato apoyaron este movimiento, el hecho de que no se les haya dado un permiso con goce de sueldo desalentó las ganas de poder participar. “Las trabajadoras tenían la creencia de que era un día que la empresa estaba obligada a darles pero ya cuando se dieron cuenta de que realmente no había esa obligación de darles un permiso con goce de sueldo, pues mejor prefirieron trabajar y utilizar sus vacaciones para otros asuntos más importantes o personales”.