Por José Manuel Valdez Gutiérrez
#SoyTormenta
KM Life

Cuando realmente quieres conseguir algo en la vida, debes estar consciente del trabajo y sacrificio que deberás afrontar, de las incontables ocasiones en que tu mente y tu cuerpo te dirán que pares, y en las que tu espíritu deberá gritar: «¡NUNCA!».
Al comenzar sus estudios superiores, Jorge Armando tenía una meta fija y muy clara: jugar de titular en el mejor equipo universitario de futbol de Aguascalientes. Eso no sería tarea fácil. Entrenamientos, sacrificios y la necesidad de convencer a su entrenador se sumaban a las pesadas tareas que todo universitario debe sortear.
Pero la verdadera prueba a su espíritu estaba aún por llegar.

En pretemporada una desafortunada lesión se presentó, su espalda baja le daba un dolor insoportable, tanto que le imposibilitaba caminar. Diagnóstico médico: espondilolistesis severa (lesión en las vértebras lumbares). Tratamiento: intervención quirúrgica inmediata. Expectativas: en caso exitoso, recuperar la movilidad y la posibilidad de caminar. Recomendación médica: abandonar las actividades deportivas.
Todo esto bajo la esperanza de que la intervención fuera un éxito.
Postrado en una cama de hospital y con lágrimas en los ojos se hizo una promesa, la misma que externó a su entrenador, a su familia y a su angustiada madre: «Voy a regresar a jugar”.
¡Nunca prometas algo que no vas a cumplir!
Jorge Valdez regresó a defender la playera de la UP Bonaterra, fue titular de uno de los mejores equipos hombre por hombre que ha tenido esta institución, fue bicampeón nacional de Conadeip, campeón nacional y subcampeón de CONDE (los dos torneos universitarios más prestigiosos del país).
Como capitán, levantó la copa de campeones en la ciudad de Monterrey, torneo que dedicó a la memoria de su madre, quien lo acompañó en todo momento. Aquel día, levantó la vista al cielo y gritó: «¡Para ti, mi ángel!”.
Actualmente no sólo sigue practicando el futbol, “Coke”, como le dicen sus seres queridos, corre maratones y medios maratones. Sí, ese mismo joven que la ciencia determinaba años atrás que no podría retomar sus actividades deportivas.
Jorge Armando Valdez Gutiérrez, un ejemplo de vida. (Jmvaldezg7@gmail.com)