Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Alegando afectación para niños y jóvenes, el Ejecutivo federal prohibió ayer la importación de dispositivos para calentar tabaco, tres meses después de que ya la había permitido y a sólo tres días de que la Suprema Corte de Justicia declaró inconstitucional la prohibición legal de toda clase de cigarros electrónicos y vapeadores.
En la edición vespertina del Diario Oficial, el Presidente Andrés Manuel López Obrador se retractó del decreto que él mismo expidió el pasado 16 de julio, por el cual se permitió la importación de Sistemas Alternativos de Consumo de Nicotina (SACN), mientras que se dejó vigente la prohibición sobre los vapeadores y otro tipo de dispositivos vetados desde febrero de 2020.
El decreto de julio derivó de un criterio de la Segunda Sala de la Corte que, a finales de 2020, consideró legítimo prohibir los vapeadores, pero estimó que se debían permitir los dispositivos que sólo calientan tabaco, en vez de quemarlo, pues la ley autoriza los cigarrillos tradicionales y otros productos de tabaco.
Este martes, el Pleno de la Corte eliminó ese criterio de la Segunda Sala, y por siete votos contra cuatro, estableció que es inconstitucional la prohibición general de productos «similares» del tabaco, prevista en la Ley General para el Control del Tabaco.
La Corte no se pronunció sobre los decretos de prohibición de importaciones que hasta entonces había emitido López Obrador, pero la mayoría de los ministros fue claro en considerar que se deben permitir los vapeadores y otros dispositivos, pues esa negativa viola derechos de igualdad, libre desarrollo de la personalidad y comercio.
Ahora, citando estudios de la Organización Mundial de la Salud que datan de 2020, así como de la UNAM y del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorios (INER), el Ejecutivo vuelve a prohibir los calentadores de tabaco, conocidos como Sistemas Alternativos de Consumo de Nicotina (SACN).
«Aun y cuando hoy en día existe regulación estricta y está prohibida la venta de cigarros a menores de edad, la realidad es que los mismos tienen acceso a dicha mercancía», alega el decreto, firmado por el Presidente.
Es previsible que empresas como Philip Morris y RJ Reynolds, que venden calentadores de tabaco de marcas como IQOS, presenten amparos contra este decreto, pues apenas hace tres meses ya se les había autorizado para traerlos al país.