El presidente de Canaco Aguascalientes, Humberto Martínez Guerra, vaticinó una corta vida a los programas asistenciales del Gobierno Federal, dirigidos a diferentes sectores de la sociedad.

En entrevista, consideró que la entrega de dinero en efectivo por parte del Gobierno no puede prolongarse mucho tiempo como forma de subsistencia para la población en condición vulnerable.

“Tampoco es viable para los intereses propios de la administración pública en prolongados lapsos y mucho menos es factible como una vía de fomento al desarrollo económico del país”, agregó.

En ese sentido, refirió que hasta hoy la dispersión de recursos en efectivo, a través de dichos programas sociales, no ha impactado positivamente las ventas en el comercio ni se ha percibido con mayor fuerza en la prestación de servicios en Aguascalientes.

Por el contrario, el mercado se mantiene contraído casi en todas las actividades del sector, con ligeros repuntes en ofertas cíclicas como el fin y el inicio de clases, así como el periodo vacacional.

En entrevista, el empresario aseguró que hasta ahora el comercio en la entidad no ha experimentado una reacción favorable en cuanto a una mayor derrama económica, a partir de la entrega de becas y apoyos en efectivo a diversos segmentos de la sociedad.

Al respecto, comentó que la experiencia a nivel internacional ha demostrado que los programas diseñados para el apoyo de la población menos favorecida tienen límites, pues está visto que regalar dinero no es algo productivo.

En su caso, la práctica de propiciar que haya más comerciantes, más autoempleo, mayor emprendimiento y gente que esté desarrollando algún tipo de negocio, por pequeño que sea, siempre será más rentable para todas las partes.

“Es lamentable que el Gobierno Federal no lo asuma en tal sentido, pero afortunadamente en el Estado sí se está haciendo, aún con limitaciones, y la expectativa es que los resultados sigan sumando a esa condición hasta ahora positiva que tiene Aguascalientes en el contexto nacional”.