Saúl Alejandro Flores

Estimados lectores continuamos con las reflexiones en torno al Programa Nacional Hídrico 2020-2024 cuyas directrices pretende llevar la actual administración en ejecución para que desde su limitada visión solucionar la problemática del sector y las brechas colosales, la semana pasada les compartí la tabla que correlacionaba los problemas con los objetivos, ahora les comparto la tabla en donde se correlacionan los objetivos con las estrategias, aún faltarán las acciones y las metas. Por supuesto, un programa hídrico debe contar con una cartera de proyectos viable y factible, eso inevitablemente implica inversiones, lo que a su vez se traduce en cifras con varios ceros, son cantidades que pasan los miles de millones de pesos.

A continuación, pongo a su vista la siguiente figura, sobre la cual les estaré compartiendo varias reflexiones, porque se supone que esta será la hoja de ruta que en el sector agua seguirá una administración federal que no destaca por orden, ni disciplina, con una carga alta de demagogia, esa que ha provocado la enorme brecha del sector agua en el país a lo largo de los años.

Aquí tenemos los objetivos y las estrategias que se implementarán conforme a este instrumento de planeación, los invito a darle lectura.

La siguiente semana continuaremos para comentar el contraste entre los objetivos con la realidad nacional, regional y local, la cual definitivamente exhibe no sólo rezagos, sino la ausencia de condiciones formales y sociales que permitan que fluya correctamente la información, así como las diversas acciones que se han emprendido y pretenden llevarse a cabo, es importante no generar mayores expectativas, dadas las condiciones complicadas que se viven en la panorámica actual, con los impactos negativos de la pandemia, la desaceleración económica, la firme convicción en estos momentos de que México no es el lugar propicio para la inversión ni extranjera ni nacional. El desacierto y los reiterados mensajes oficiales que generan contradicciones y confusiones, lo único que se ha proyectado es la volubilidad de la ocurrencia.

Los conflictos que afloraron en la zona norte, el caso Constellation Brand, los bajos perfiles técnicos que contrastan con activistas políticos, que tampoco destacan por su brillantez sino por su habilidad para mimetizarse.

Estimados lectores, nos vemos la próxima semana para comentar los detalles de la tabla que les he compartido, dado que no puedo extenderme por el espacio que tiene destinado esta columna,  recuerden la importancia de la sensatez y responsabilidad que demanda el sector hídrico en México, lo anterior, con la finalidad de que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com