Saúl Alejandro Flores

“El exceso de virtud es defecto”
F. Schiller

Estimados lectores, continuamos con las reflexiones en torno al Programa Nacional Hídrico 2020-2024, abordaremos ahora lo considerado en el Objetivo prioritario número 5), lo cual como ha sido costumbre les transcribiré algunos de los párrafos seleccionados, posteriormente haré los respectivos comentarios; entonces vayamos al desarrollo de esta columna.

“Relevancia del Objetivo prioritario 5: Mejorar las condiciones para la gobernanza del agua a fin de fortalecer la toma de decisiones y combatir la corrupción. Finalmente, el último de los problemas centrales del agua en México se refiere al nivel incipiente de participación de la sociedad en los procesos de toma de decisiones y combate a la corrupción en el ámbito de la gestión del agua, así como deficiencias institucionales. Lo anterior se puede sintetizar en lo siguiente: a) Falta de representatividad y de coordinación interinstitucional en los consejos de cuenca y sus órganos auxiliares. En estas instancias no existe equidad de género y no cuentan con la participación de los diversos grupos sociales; b) Existen problemas relativos a la generación, sistematización, difusión y uso de la información sobre el agua como apoyo a la toma de decisiones; c) Limitaciones para contratación y ampliación de estructura, capacitación de personal y para el mantenimiento de cuadros técnicos y directivos de la Conagua”.

La transversalidad del agua es una obviedad más aún cuando se ahonda en su problemática, que por supuesto reviste diversas aristas sociales, económicas, culturales, así como sus especificidades, como es en el rubro de género, medio ambiente, marginación, desarrollo en todas sus vertientes. En este aspecto la OCDE a través de la vertebración de la herramienta de la gobernanza ha realizado los estudios y formulado propuestas, que también se encuentran soportadas y confrontadas fácticamente con estudios de caso, ha ofrecido alternativas. Me permito compartir de nueva cuenta en el siguiente párrafo, aspectos que en otras ocasiones he expuesto en esta columna.

Según la OCDE, en su documento titulado: “Principios de Gobernanza del Agua de la OCDE “Adoptados por el Comité de Políticas de Desarrollo Regional de la OCDE el 11 de mayo de 2015, con el beneplácito de los Ministros en la Reunión del Consejo Ministerial de la OCDE el 4 de junio de 2015. Se consideran en el ámbito de la gobernanza las siguientes brechas que deben ser consideradas con la finalidad de reducir la ausencia de participación e inclusión de los ciudadanos en las decisiones y en la formulación de las políticas públicas del sector agua: a) brecha de políticas, b) brecha administrativa, c) brecha de objetivos, d) brecha de rendición de cuentas, e) brecha de financiamiento, f) brecha de información y g) brecha de capacidades.

Se denota la ausencia de participación de los usuarios de agua, pero existen mecanismos a través de los Consejos de Cuenca, es un avance, pero no suficiente, la participación en México es paupérrima, por consiguiente esos espacios suelen a ocuparse con otros movimientos la mayor de las veces encabezados por vividores de los movimientos sociales con la finalidad de lucrar el movimiento a cambio de posiciones políticas, es de suma importancia e impostergable generar los mecanismos de participación y corresponsabilidad que contribuyan a su vez en la dilución de la corrupción. Pero esta participación no sólo debe darse a nivel de Consejos de Cuenca, sino a nivel de cuencas dentro de los ámbitos estatales y municipales, detonar la participación que ocupe espacios que no sean puntos de encuentro de quienes lucren perversamente, la participación debe permitir transparentar, con un respaldo, compromiso y reconocimiento desde las autoridades federales, estatales y municipales. Y si la administración federal sigue extraviada, sólo queda que las entidades federativas asuman ese vacío, conscientes de que la problemática va más allá de la infraestructura, es un problema de ausencia de comprensión de la gestión y administración del agua.

Insisto la problemática del país es multifacética, pero a su vez existen enredos conceptuales originados por círculos viciosos propiciados por intereses electorales que no han permitido la continuidad, ni la firmeza en la implementación de políticas públicas hídricas sólidas y de impacto, esta versión de Programa Nacional Hídrico 2020-2024 tiene sin duda elementos rescatables, buenas intenciones, pero no ahonda en el esfuerzo y legado de varios profesionales del sector agua, así como de algo que es un recurso humano muy escaso y es la de algunos políticos sensatos que brindaron voluntad política, elemento humano que aún sigue y es más escaso, continuaremos la siguiente semana, reiterando la importancia de emprender acciones que permitan que en México y Aguascalientes, el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com