Por: Juan Pablo Martínez Zúñiga

“THEM – COVENANT”

Recuperando la estafeta antológica generada por series exitosas como “American Horror Story” donde se procura una línea argumental distinta cada temporada, este experimento diseñado por el productor y creador Little Marvin pretende acercarse más al horror que se produce cotidianamente en la cultura norteamericana tanto en un sentido literal como fantástico, aplicando las herramientas de discurso en cuanto al manejo del género legadas por obras como “El Bebé de Rosemary” (Polanski, E.U., 1968), “Venecia Rojo Shocking” (Roeg, G.B., 1973) o “El Resplandor” (Kubrick, E.U., 1980) empleando el conducto de mensaje racial ya establecido en el cine actual por directores como Jordan Peele (“¡Huye!”, “Nosotros”). “Them”, que en esta temporada inaugural lleva el subtítulo de “Covenant” (“Convenio” o “Pacto”), se enfoca al martirio al que se enfrenta una familia afroamericana, los Emory, que se traslada de aquel sur violentamente racista del estado de Carolina a un fraccionamiento residencial en los suburbios de Los Ángeles durante aquel fenómeno en la década de los 50’s conocido como “La Gran Migración”, donde la comunidad negra se embarcó en un éxodo que lo alejara de su geografía xenófoba para embonar en el estilo de vida que llevaba el resto de la población. Al llegar a su nuevo hogar, su integridad psicológica, emocional y física comenzará un deterioro in crescendo cuando los vecinos, comunidad en su totalidad caucásica, entra en guerra con ellos aplicando tácticas terroristas como asedio en grupo, insultos, mensajes denigrantes en su jardín y muñecos pintados de forma racista, mientras que presencias en apariencia espectral hacen mella en su psique. En este sentido, me refiero a las apariciones como “aparentes” porque aun cuando su fisonomía y caracterización es pavorosa en cuanto a su representación monstruosa (una mujer lánguida que semeja una maestra de escuela envejecida con dimensiones corporales imposibles o un ser ataviado como Jim Crow francamente espeluznante), son símbolos de la vorágine existencial y social a la que se ven sometidos estos personajes, quienes llevan a cuestas la historia de intolerancia y rechazo de su raza por la supremacía blanca representada mediante situaciones y eventos, como el trágico pasado de los Emory que involucra la muerte de su bebé a manos de campesinos blancos, lo que le cobra en cordura a la madre, Lucky (un estupenda Deborah Ayorinde) o la atosigante situación que vive su esposo, Henry (Ashley Thomas), en una compañía aeronáutica viéndose menospreciado por compañeros y jefe a pesar de ser uno de los pocos afroamericanos con título universitario en la localidad. Al final se trata de una deconstrucción escalofriante y atmosférica del “Sueño Americano”, lo que representa en realidad para la comunidad negra y los signos que prevalecen al respecto en cuanto a señalamiento y profanación identitaria que rebasan el mero alegato anti segregacionista para consolidarse como un relato certero y brutal sobre la condición sociocultural de los Estados Unidos en cuanto a su cisma étnico, cuidadosamente elucubrado por Little Marvin y su equipo de guionistas y directores quienes tratan al proyecto con integridad cinematográfica que se muestra en una fotografía impecable y una puesta en escena detallada, amén del gran trabajo actoral. Con esta primera temporada, “Them” se perfila como una de las propuestas más interesantes de la nueva televisión que se gesta en plataformas de streaming, con mucha libertad creativa y solidez en su contenido.

“INVENCIBLE” (“INVINCIBLE”)

Basada en el cómic homónimo de Robert Kirkman (creador de “The Walking Dead”), esta violenta pero entretenida serie animada busca reconfigurar los ideales heroicos con base en el canon narrativo de personajes como “El Hombre Araña” que parten de un lugar ordinario para transformarse en seres extraordinarios. “Invencible” es Mark Garyson, un adolescente de 17 años que va a la preparatoria y es hijo de una humana, Debbie, y un extraterrestre del planeta Viltrum llamado Nolan pero que tiene una identidad disfrazada como Omni-Man, el ser más poderoso del planeta. Los 8 capítulos que conforman esta primera temporada poseen como hilo conductor el emerger de los poderes de Mark y su aprendizaje como superhéroe mediante varias experiencias, las cuales incluyen luchar con supervillanos y tener como mentor a su progenitor, pero son los aspectos cotidianos o secundarios los que insuflan de vida y robustez a esta historia que pudo vararse en el relato arquetípico del bienhechor novato que logra salir adelante con tesón y buena voluntad, pues la trama se desprende de los conceptos morales básicos para recorrer un camino literalmente bañado en sangre.
Mark sale avante como personaje gracias a su relación con Amber, una chica afroamericana lista e independiente que se consolida como un ser real gracias a su excelente tratamiento, mientras que otros miembros de la comunidad superheroica jugarán un papel esencial tanto en el desarrollo de los capítulos, todos ligados por estricta continuidad, como en su vida personal, especialmente una chica capaz de manipular la estructura molecular de todo lo que le rodea llamada Evatómica, una joven sensible que procede de un hogar disfuncional con intereses muy altruistas. Pero el conflicto central es la misteriosa muerte de los Guardianes del Globo, una agrupación que maneja los arquetipos de la Liga de la Justicia de la DC Comics asesinada violentamente y cuya respuesta pondrá en tela de juicio la confianza que existe entre Debbie, Nolan y Mark, siendo éste último el que deberá confrontar las consecuencias de este evento con sangrientos resultados.
Es el manejo de la violencia gráfica la que pretende separar esta animación de los proyectos convencionales, inyectando alto grado de visceralidad (y vísceras en general) al proceso pero alternado con sentido del humor y un retrato honesto sobre la juventud, empleando su lingo y modos de forma adecuada sin rayar en la caricatura banal, así como procurar un proceso incluyente donde el mejor amigo de Mark es gay, su novia es afroamericana y su madre asiática. La historia a nivel general se compacta al tratar de introducir varios de los elementos que al cómic le tomaron diversos números explorar en tan sólo 8 episodios, pero deja suficientes puertas abiertas para que estas subtramas alcancen niveles protagónicos en subsecuentes temporadas. Por lo pronto, “Invencible” es un inteligente y feroz entretenimiento que hará las delicias tanto de los aficionados a los cómics por su fidelidad al material fuente, tramas manejadas con relativa integridad y diálogos interesantes como a los aficionados de la animación mayores de 18 años en general.

Correo: corte-yqueda@hotmail.com