Ofrecen orientación a trabajadores en casos de discriminación laboral, y castigo a patrones que solapen estas conductas. Gregorio Macías Moreno, delegado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, dijo que ningún trabajador puede ser objeto de discriminación en su centro laboral, ni por su origen étnico, género, edad, discapacidad, religión, preferencias sexuales, o cualquier otra causa que atente contra la dignidad humana; añadió que la Ley Federal del Trabajo establece sanciones económicas de hasta 377 mil 450 pesos para quienes cometan cualquier acto o conducta discriminatoria en un centro de trabajo.
Por ello, informó que los trabajadores que han sido víctimas de estas prácticas, pueden acudir a la delegación de la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet), para recibir servicios gratuitos de asesoría, orientación y representación jurídica, en caso de que perciban que están ante alguna situación de discriminación.
Gregorio Macías subrayó que las normas mexicanas en materia laboral, además de perseguir el equilibrio entre los factores de la producción (patrones y trabajadores) y la justicia social, propician el trabajo digno o decente, en el que se respeta plenamente la dignidad humana del trabajador y no existe discriminación.
Destacó que en un trabajo digno también se tiene acceso a la seguridad social y se percibe un salario remunerador, se recibe capacitación continua para el incremento de la productividad con beneficios compartidos, y se cuenta con condiciones óptimas de seguridad e higiene para prevenir riesgos de trabajo.
Por último, el delegado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social subrayó que la normativa laboral destaca que de ninguna manera podrán establecerse condiciones que impliquen discriminación entre los empleados, y hace mención a la igualdad sustantiva, es decir, aquella que logra eliminar la discriminación contra las mujeres y permite las mismas oportunidades para todos.