La piratería no sólo representa un problema económico, sino también un riesgo para la salud pública y el desarrollo sostenible del estado y del país, señaló el asesor financiero Gerardo Sánchez Herrera, quien destacó que la lucha contra este cáncer se erige como una tarea urgente para preservar la integridad de la economía mexicana.

Afirmó que aproximadamente el 85% de los mexicanos adquiere algún producto pirata anualmente, como películas, música, descargas de software y música, calzado deportivo, ropa, lociones, lentes de sol, cosméticos e incluso bebidas alcohólicas y cigarros, por lo que es crucial destacar el riesgo para la salud, especialmente en el caso de cosméticos de dudosa calidad que pueden causar problemas cutáneos graves.

Subrayó que México lidera los delitos de piratería en América Latina, representando aproximadamente el 1.25% del Producto Interno Bruto del país. Esta cifra, equivalente a lo que el país consume en productos piratas, ilustra la gravedad del asunto. Sánchez Herrera señaló que China, Camboya y Vietnam son los principales países productores de piratería, aunque la venta de productos falsificados también florece en los numerosos tianguis de México, incluyendo los 63 que están presentes en Aguascalientes.

El asesor financiero advirtió sobre las consecuencias negativas de la piratería en la economía formal, afectando el empleo, la industria, a los emprendedores y a la creatividad. Destacó que la competencia desleal de la piratería perjudica a la población económicamente activa, con 33 millones de mexicanos afectados directamente.

En cuanto a las pérdidas económicas, estimó que en Aguascalientes superan los 100 millones de pesos anuales debido a la venta de productos piratas, mientras que a nivel nacional, las pérdidas equivalen al 1.25% del PIB, superando los 10 mil millones de pesos anuales.

Finalmente, subrayó la importancia de concientizar a la población sobre los riesgos asociados con la compra de productos piratas, por lo que instó a los consumidores a esforzarse por comprar marcas originales, contribuyendo así a la salud de la industria, la generación de empleo y a la calidad de los productos.