El presidente de la Unión Ganadera Regional Hidrocálida, José de Jesús Guzmán de Alba, se manifestó ayer severamente preocupado por la amenaza del presidente de EUA, Donald Trump, de emprender lo que consideró una guerra comercial con México al aplicar aranceles de 5 hasta el 25% a las importaciones mexicanas si aquí no se detiene la migración ilegal.

Aseveró que una amenaza así de crear nuevos impuestos va directamente hacia el productor y al consumidor, donde el sector cárnico aguascalentense y de todo México viviría una crisis, pues se caería el mercado tanto en precios como en la generación de este tipo de alimentos.

Como consecuencia de estas tasas, muchos animales criados para la exportación se quedarían en México, donde no existe mercado suficiente para cierto tipo de cárnicos, por lo que con la sobreoferta se podría desplomar el precio, se acabaría la producción y se perjudicarían los empleos: es una cadena nociva.

Por esa situación se espera que el presidente Trump se mantenga en amenazas y no genere una guerra comercial ante una situación que no está en manos de México: controlar el flujo migratorio de ilegales desde la frontera sur de nuestro país.

Finalmente, consideró que el tema migratorio implica cuestiones humanitarias y económicas que requieren de una atención integral por parte de las naciones, y no debe mezclarse con asuntos comerciales, motivo por el cual espera que el gobierno con sede en Washington reflexiones y aplique soluciones diplomáticas y realizables.