Severamente afectado se encuentra el sector textil y de la confección en la entidad, que en las últimas semanas ha tenido que reducir su operación hasta en un 70%. A consecuencia de la contingencia sanitaria por el COVID-19, al menos 12 mil trabajadores se encuentran en casa.

El presidente del Consejo Empresarial Textil y de la Confección, José de Jesús Martínez Marmolejo, reconoció que ante la declaratoria de emergencia sanitaria, con lo cual operaciones no prioritarias tuvieron forzosamente que parar labores, alrededor de 12 mil de los 18 mil trabajadores del ramo, fueron obligados a tomar un periodo de descanso.

Previamente un acuerdo entre obreros y patrones determinó que en la mayoría de los casos, recibieran sueldo íntegro e incluso un bono por horas extras, que tendrá que ser recuperado una vez que sea superada la cuarentena y regrese todo a la normatividad.

Explicó que en algunos casos, los trabajadores que continúan en operatividad están enfocados a la fabricación de cubrebocas y prendas de uso quirúrgico para personal de hospitales.

Cabe hacer mención que el sueldo promedio de un trabajador del sector textil y de la confección, es de 128 pesos, el cual dependiendo de las horas extras puede significar alrededor de 70 pesos más, por jornada laboral.