Clara Beatriz Jiménez González, presidenta consejera del Instituto Estatal Electoral, hizo entrega de 113 placas de negativos en los Talleres Gráficos del Estado para la impresión de 1,168,000 boletas electorales destinadas a los comicios locales. Este procedimiento se alinea con lo establecido en el Código Electoral del Estado de Aguascalientes.

En el transcurso de su visita, informó que la producción de las boletas comenzó de manera inmediata y que su entrega al Instituto Estatal Electoral está programada para el 6 de mayo de 2024. Posteriormente, las boletas serán custodiadas bajo estrictas medidas de seguridad, involucrando tanto a fuerzas de seguridad pública como a servicios de seguridad privada.

Durante una conferencia de prensa, Jiménez González reiteró el compromiso del Instituto con la transparencia y la seguridad del proceso electoral, limitando el acceso al recinto de impresión exclusivamente al personal autorizado y prohibiendo el uso de dispositivos móviles para asegurar la integridad del proceso.

El evento marcó la última oportunidad para que representantes de la prensa y el público pudieran presenciar el inicio de la producción de boletas, como una medida para garantizar la transparencia en todas las fases operativas.

Se anticipa que la impresión de las boletas concluya en la primera semana de mayo, tomando en cuenta las impugnaciones en curso que podrían resultar en cambios en los nombres que aparecen en las boletas. Las entidades jurisdiccionales competentes disponen de aproximadamente una semana para dirimir estas cuestiones antes de finalizar la impresión de los nombres, dependiendo de los resultados de las impugnaciones.

TALLERES GRÁFICOS. José Luis Serna González, responsable de los Talleres Gráficos del Estado de Aguascalientes, explicó el detallado proceso de fabricación de las boletas electorales, enfatizando las rigurosas medidas de seguridad adoptadas. El procedimiento inicia con la impresión a cuatro colores en papel de seguridad, seguido de un exhaustivo control de calidad y un corte preciso. Posteriormente, las boletas son objeto de otra revisión en el área de foliado, con especial atención en el color y el contenido.

Finalizada esta fase, las boletas se empaquetan por distrito electoral para prevenir errores de distribución. Un equipo de 20 especialistas, apoyado por 15 personas contratadas específicamente para este trabajo, se encarga de garantizar la neutralidad y el profesionalismo del proceso, asegurando que no exista ninguna afiliación política.

Entre las medidas de seguridad destacan el uso de tinta iridiscente, que solo es visible bajo luz ultravioleta, un diseño único y sellos oficiales de los consejos distritales o municipales, además de características de seguridad incorporadas en el papel. Este meticuloso proceso se llevará a cabo hasta mayo, con horarios de trabajo extendidos de 8 de la mañana a 10 de la noche, distribuidos en dos turnos, para garantizar la oportuna preparación y validación de las boletas para el día de las elecciones.