Un grupo multidisciplinario de especialistas del Seguro Social, logró de manera exitosa un procedimiento quirúrgico poco usual, denominado hemisferectomía funcional, procedimiento que consiste en desconectar la mitad de la estructura del cerebro. La paciente, una niña de tan sólo cuatro años, presentaba una crisis convulsiva que no podía ser controlada incluso con altas dosis de medicamentos, causando una serie de problemas a su salud, que de no atenderse, hubiera perdido la vida.
Auerelio López Morones, neurocirujano del Hospital General de Zona (HGZ) No. 3 del IMSS, precisó que derivado del estatus epiléptico que presentaba la menor y que no podía ser controlado, se determinó someterla a sedación profunda, induciendo a la niña a coma. El procedimiento quirúrgico tuvo una duración de 10 horas, es de las pocas operaciones en su tipo, en la cual participan especialistas del Seguro Social, pues anteriormente, habían sido asistidos por médicos extranjeros.
López Morones reconoció que si bien podría enfrentar secuelas de habla y de movilidad, de no haber tomado esa decisión posiblemente la menor hubiera perdido la vida. En consecuencia, más que un logro personal, el especialista destacó la calidad médica y humana no solamente de los galenos del Seguro Social, sino de más instituciones de salud, públicas y privadas con las que cuenta la entidad.
Agregó que tras la formación de nuevos médicos y con el uso de la tecnología aplicada a la medicina, este tipo de procedimientos pudieran ser cada vez más normales y exitosos.
“La paciente se está recuperando, ya empieza hablar, obedece órdenes, aun cuando el proceso de recuperación es largo, la paciente ha tenido buena evolución. El logro que tuvimos en el Hospital es de todos, yo solamente soy una de las partes que tuvo la fortuna de participar”, finalizó.