Aline Corpus y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO: El Presidente Andrés Manuel López Obrador informó que el mando militar presuntamente responsable de la novatada que dejó un saldo de siete cadetes muertos será procesado por el delito de homicidio en el fuero común.

«Ya está juzgado, está siendo juzgado tanto por la disciplina militar y también el fuero común por homicidio», dijo el Mandatario federal entrevistado al término de su conferencia mañanera en Mexicali, Baja California.

¿Ya pasó al ámbito penal?, se le preguntó.

«Lo están solicitando ya», respondió.

La muerte de cadetes en una presunta novatada cimbró al Ejército, pues en una práctica de rutina fueron obligados a entrar al mar agitado y con olas de cuatro metros. Siete no soportaron y murieron ahogados.

El 20 de febrero, los jóvenes ingresaron al mar, en Ensenada, con su uniforme, botas y equipo, pese a que la Capitanía de Puerto había decretado bandera roja por oleaje alto.

El 4 de marzo, el Presidente reportó la detención del instructor militar el Teniente Coronel David López Ordaz, director del Centro de Adiestramiento El Ciprés.

Desde ese momento, el Presidente reconoció que los cadetes habían realizado las prácticas en condiciones riesgosas.

«Incluso se les encontró con todo su equipo de protección y con las botas, y eso es muy pesado; se tiene que dar una explicación», admitió.

Un día después, el Secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval, confirmó que se indagaba una presunta novatada y adelantó que el elemento responsable podría ser procesado tanto en el fuero militar como en el fuero común.

«Se inició por desobediencia, porque hay procesos que se deben de tomar en consideración y que están aprobados y establecidos para poder llevar un adiestramiento. Si salen de ese procedimiento, entonces es una desobediencia, que es un delito dentro de la parte militar, implica un castigo», refirió.

«Y también por la parte de haber generado la muerte de estos elementos, también hay un abuso de autoridad causando la muerte. Así se determina el delito, pero quizá esta parte se tenga que ir hacia a la jurisdicción federal, no podrá ser atendido por la jurisdicción militar».

El pasado 20 de febrero, 11 cadetes participaban en un entrenamiento, en Ensenada, pero sólo cuatro lograron salir con vida y otros siete fallecieron.

Los cuerpos de los jóvenes han sido recuperados de manera paulatina. La graduación sería el sábado 2 de marzo.