Abel Barajas
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La Fiscalía General de la República (FGR) llevó ante los tribunales y logró que fuera procesado Héctor Taurino Landa, un ex alto mando del Servicio de Administración Tributaria (SAT), por un enriquecimiento ilícito de 21.9 millones de pesos.
En noviembre pasado, Grupo REFORMA dio a conocer que una “facturera” transfirió al ex Administrador Central de Coordinación Estratégica de Grandes Contribuyentes del SAT, una residencia en Jardines del Pedregal cuyo valor catastral está tasado en 15 millones de pesos.
El Segundo Tribunal Unitario Penal en la Ciudad de México vinculó a proceso a Landa por el delito de enriquecimiento ilícito, ya que no declaró a las autoridades la compra de tres inmuebles en la Ciudad de México; entre ellos, el de Jardines del Pedregal, por más de 21 millones de pesos.
Los bienes no los reportó en sus declaraciones patrimoniales de 2015 a 2018 ante la Secretaría de la Función Pública (SFP) ni sus declaraciones fiscales al SAT, en donde laboró del 1 de marzo de 2013 al 30 de noviembre de 2018.
En su primera declaración patrimonial del 29 de abril de 2013, declaró a la SFP ingresos por 108 mil 131 pesos y tener como dependientes económicos a su esposa e hijos.
Entonces contaba sólo con dos propiedades. Una, en calle Comercio 117, Colonia Escandón, adquirida en 2012 por 600 mil pesos, y vendida en 2017 por 3 millones 150 mil pesos.
La otra en la calle Cerrada del Coyote, en el Rancho Don Salvador, en el kilómetro 5, en Xalapa, Veracruz, valuada en aquel entonces en 3 millones 694 mil pesos.
Las tres propiedades que le imputa la FGR, como parte de un enriquecimiento ilícito, las adquirió en un periodo de tres años, siendo la de mayor plusvalía la localizada en calle Iglesia 143, Fraccionamiento Jardines del Pedregal, en la Alcaldía Álvaro Obregón.
El el 6 de julio de 2018 esta residencia le fue transferida por Arrendadora Franllutti a Landa por concepto de dación de pago, por una prestación de servicios que tuvo lugar el 30 de enero de 2015.
El problema con la empresa es que, según la FGR, su domicilio fiscal no está localizable, no reportó ingresos ni egresos en sus declaraciones fiscales y tampoco tenía solvencia económica como para adquirir la residencia de Jardines del Pedregal.
De hecho, Hacienda incluyó a Franllutti en una red de 324 de factureras que simularon operaciones con entidades de distintos giros económicos.
“Dicha empresa no presenta una solvencia económica para haberle otorgado a usted en dación de pago un inmueble con valor en ese entonces de 15 millones de pesos, propiedades que no fueron registradas en sus declaraciones patrimoniales como fiscales”, señala la vinculación a proceso.
Otra de las propiedades que no reportó es la ubicada en calle Primera Privada Nabor Carrillo, en la Colonia Olivar de los Padres, en la Alcaldía Álvaro Obregón, adquirida en 2015 en 4 millones 200 mil pesos.
La tercera es un subcondominio que compró enfrente de las oficinas del SAT, el 11 de abril de 2016 en 2 millones 700 mil pesos ubicada en la Colonia Centro.