Aunque falta conocer el resultado oficial de las elecciones que tuvieron lugar el domingo pasado, prácticamente todos los medios dieron a conocer ayer los productos parciales, en que se observa una tendencia favorable al Partido Acción Nacional (PAN), aunque todo indica que no todo fue miel sobre hojuelas, ya que pierde San José de Gracia y en coalición con el PRD también deja ir Pabellón de Arteaga, que por varios períodos consecutivos fue dominado por los colores blanquiazules, pero al asignársele a su compañero de aventuras bastaron cinco años para dejarlo ir.

En cambio el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que en cada elección sus antagonistas lo dan por “muerto”, retiene San Francisco de los Romo y recupera Pabellón de Arteaga, además su candidata a la Presidencia Municipal de Aguascalientes, Norma Guel Saldívar, quedó en tercer lugar de los 9 contendientes, lo que aún cuando obtuvo una votación mínima comparada con la del panista, fue muy superior a la registrada por dos “pesos pesados”, que no bastó el nombre ni su pasado para ser tomados en cuenta por los ciudadanos.

Lo que viene ahora es el informe de cada una de las elecciones, tanto a diputados federales y locales como ayuntamientos, luego será el reparto de las diputaciones y regidurías de representación proporcional (plurinominales), que ocupan la atención de todos los partidos porque del prorrateo depende la composición de la próxima LXV Legislatura del Congreso del Estado y de cada uno de los cabildos municipales. Por regla general son sesiones de “toma y daca” porque una diputación se puede ganar o perder por cuestiones de interpretación, de ahí que los defensores de cada partido tienen que tener un conocimiento muy amplio de la ley y de cómo se hace la dosificación.

Los partidos que encabezan la votación están obligados a apuntalar sus grupos para lo que está por venir y quienes quedaron atrás deben reajustar las líneas para hacer un mejor papel, lo que éstos tienen que hacer a la mayor brevedad, porque si empiezan al cuarto para las doce seguirán sumidos en la derrota.

En este sentido, debe haber movimientos obligados en el mando, aún en Acción Nacional, en donde Gustavo Báez está muy desgastado lo que ha llevado a que los grupos internos lo superen en las decisiones e impongan lo que más conviene a sus intereses. Esto lo saben los panistas y si no tiene mucha resonancia es porque los “mandones” no tienen mayor interés de mover las aguas, sin embargo cualquier movimiento que no les sea consultado puede alterar las cosas.

Por su parte, los morenistas ya comprobaron que mientras sigan soportando desplantes de “figuras” y que continúen los pleitos internos difícilmente van a poder sobresalir, por lo que juntan sus canicas para jugar juntos o seguirán a la zaga. También en esta elección evidenciaron que no basta con utilizar el nombre de su amo para encandilar a los electores, de ahí que requieren cambiar de tácticas y que sean más acordes con los aguascalentenses.

En el PRI necesitan una “limpia” para dejar atrás el maleficio que lo persigue desde hace varios años, ya que aún cuando algunos de los supuestos dirigentes no lograron destruirlo, no deben confiar tanto a su suerte, por lo que ya es tiempo de que le pidan cuentas al Comité Ejecutivo Nacional que tal parece poco le importa Aguascalientes.

De los demás partidos “históricos”, el PRD, el PT y el PVEM, dejan constancia que sólo de acólitos de alguno de los “grandes” pueden lograr algo más y de alguna manera obtener la supervivencia y de vez en cuando ir un poco más lejos de acuerdo con las migajas que caen de la mesa grande. Otro que no canta mal las rancheras es Movimiento Ciudadano, que se ha convertido en refugio de ex priistas, y por más aspavientos que hace no logra alcanzar el porcentaje mínimo para conservar el registro.

En cuanto a los de reciente cuño el mejor librado fue Fuerza por México (FxM) al tener un debut mejor de lo esperado, quedándose con los ayuntamientos de San José de Gracia (que era del PAN) y El Llano (que tuvo el Verde Ecologista), sin embargo estuvo muy lejos de alcanzar la joya de la corona pese a que tenía como candidato a la alcaldía de Aguascalientes al ex gobernador Luis Armando Reynoso Femat.

En términos generales la votación a favor de unos y otros fue la considerada por los analistas, de ahí que no hubo algo sobresaliente, porque ganaron los que desde un principio estaban considerados para encabezar el pelotón y perdieron los que estaban marcados.

LO QUE VIENE

Poco más de cuatro meses es el plazo que tienen los ganadores de la competición del 6 de junio para hacer los ajustes que les permita cumplir sus compromisos de campaña y dejar constancia que tienen palabra. Lógicamente que los resultados no serán de la noche a la mañana pero tiene que empezar a mirarse a partir del 16 de octubre que vienen con deseos de hacer bien las cosas.

En el caso concreto de la capital del estado, que por extensión y número de habitantes ocupa más la atención, es mucho lo que deberá hacer el próximo alcalde, principalmente un programa general de bacheo en toda la ciudad. Hay calles que están en pésimas condiciones, incluidas algunas en pleno Centro como la segunda de Hornedo o el Barrio de El Llanito que los vehículos tienen años de circular a brincos de tantos baches. Hay colonias en la periferia que parecen zona de guerra y las pocas veces que el municipio se acuerda de sus funciones es para revestir los hoyancos con tierra o arena y luego darles una embarrada de chapopote, “reparación” que dura un suspiro.

El alumbrado público que en otros trienios era uno de los orgullos de las autoridades quedó en eso, al volver los apagones programados que duran dos o tres días, seguramente como parte de una política de ahorro pero que dejan en estado de indefensión a los habitantes del sector, además de que es una bribonada porque le siguen cobrando a los ciudadanos el desaparecido Derecho de Alumbrado Público (DAP), que significa el 10% sobre el pago de energía eléctrica.

En materia de seguridad pública hay patrullas nuevas que recorren la mancha urbana, sin que esto signifique una reducción en asaltos a casa-habitación, negocios y transeúntes, lo mismo que robos de vehículos de todo tipo, lo que en gran parte se debe a que los policías viales están más abocados en detener unidades motorizadas con placas de otros estados para saber cuál es el motivo de su visita a esta ciudad, lo que en sí es una violación flagrante a la Constitución General de la República, pero que se hace por órdenes superiores.

En función de lo descrito es mucho lo que tiene que hacer la próxima administración municipal y que ojalá no se tarde en comenzar, que todo aquello que se prometió en las semanas de proselitismo se refleje en la vida diaria de los aguascalentenses.

SIMPLEMENTE NO QUIEREN

En múltiples ocasiones se han hecho observaciones en este espacio sobre el estado que guardan algunas partes de la Plaza de Armas, principalmente la rotura de losetas que ponen en peligro a los peatones. Lo que empezó con una a dos al lado del Jardín de las Jacarandas casi esquina con Nieto y José María Chávez, hoy son varias en distintos puntos de la plancha. La alcaldesa interina Juana López puede aprovechar sus últimos días en el cargo para hacer un recorrido por el lugar y a partir de lo que tenga a la vista, ordenar lo conducente. Es el mismo caso de la fuente a Manuel M. Ponce que se localiza atrás de la columna de la Exedra, que tiene tiempo de presentar un aspecto deplorable, a veces está vacía y otras con agua verdosa, lo que desdice mucho de una ciudad que presume y se promociona como una de las más “limpias” del país. Es obligación de las autoridades municipales conservar en buen estado todos los espacios públicos y en caso de que se deterioren y no sean atendidos iniciar una investigación para determinar responsabilidades. Son cuestiones que tal vez requieran de una inversión de algunos miles de pesos, pero que será una cantidad mínima para el beneficio visual y de protección que proporciona no sólo a los citadinos, sino a los visitantes en general.