Jesús Eduardo Martín Jáuregui, abogado constitucionalista, criticó la eficacia de la prisión preventiva oficiosa para combatir la impunidad y reducir la criminalidad en México. Durante su declaración, subrayó que la verdadera solución al problema de la impunidad no radica en la detención indiscriminada, sino en la implementación de políticas públicas eficaces que prevengan la delincuencia. Resaltó la necesidad de generar ambientes seguros y abordar problemas subyacentes como las adicciones que impulsan crímenes menores.
Martín Jáuregui también argumentó que la prisión preventiva oficiosa contraviene el Pacto de San José, dado que impone restricciones de libertad sin las debidas garantías procesales. Enfatizó que el sistema penal mexicano debería basarse en la presunción de inocencia y que las autoridades deben centrarse en investigaciones sólidas antes de proceder a las detenciones.
Además, criticó la tendencia de aumentar las penas y expandir el catálogo de delitos graves como una medida superficial que no aborda las causas raíz de la criminalidad. Este enfoque, según él, solo sirve para ocultar las deficiencias de las fuerzas policiales y la gestión inadecuada de las investigaciones, lo cual a menudo resulta en la liberación de los detenidos por errores procedimentales.
Finalmente, Martín Jáuregui instó a revisar y reformar las políticas de seguridad y justicia, promoviendo un sistema más justo que realmente contribuya a la disminución de la delincuencia sin comprometer los derechos fundamentales de los individuos.

“Ahora se puso de moda darle más penalidad a ciertos delitos, porque se cree que con más años de cárcel se bajan los delitos, pero esto no es cierto, porque en Texas tiene años ejerciendo la pena de muerte y los delitos no bajan” Jesús Eduardo Martín Jáuregui