Diana Gante
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Con el argumento de la actual Administración federal de impulsar un sistema eléctrico más «confiable», en México aumentó la distribución de energía desde centrales caras y que están fuera de mérito, lo que ha beneficiado a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).
Durante 2020, último dato disponible, la energía fuera de mérito tuvo en promedio un aumento del 32.1 por ciento con respecto a 2019 al alcanzar los 12 mil 693 megawatts-hora, según el Reporte Anual del Monitor Independiente del Mercado (MIM) 2020, recién divulgado.
«Se puede ver un papel preponderante de la CFE. En promedio, el 93.1 por ciento de la EFM (energía fuera de mérito) por confiabilidad provino de las empresas productivas de generación de la CFE en 2020, mientras que el 6.9 por ciento fue de otros participantes de mercado», señala el informe.
Se trata de plantas cuyo costo total de asignación y despacho está por arriba de sus ingresos en todas sus horas de operación, lo que significa que no compiten con otras centrales para entregar su energía, pero son prendidas cuando se presentan condiciones operativas que ponen en riesgo la confiabilidad del sistema el comportamiento de la demanda de energía.
Sin embargo, el propio MIM advierte sobre la poca transparencia al seleccionar estas plantas.
Arturo Carranza, experto del sector energético, señaló que el despacho de energía fuera de mérito sí está siendo mayor y beneficia a la CFE, además de que se emplean criterios poco transparentes.
«Es una política poco transparente y se ha prestado a la discrecionalidad del operador (el Cenace), que podría tener una justificación técnica, pero que no ha decidido hacerla transparente», expuso.
En cuanto a la energía asignada sin justificación, el MIM documenta que los criterios de asignación y despacho no están documentadas en algún Manual de Prácticas del Mercado, Guía Operativa o Disposición Operativa emitida por la CRE.
Adicionalmente, en febrero de 2020 el Cenace cambió su forma de seleccionar esas unidades, lo que resultó en más unidades fuera de mérito.
Severo López Mestre, experto en temas de energía, explicó que esto impacta de manera directa en los precios de mercado.
«No hay una explicación clara de por qué subieron tanto las plantas prendidas por «confiabilidad» y lo que pasó es que se hizo algo que, si bien normativamente no tiene una prohibición, podría ser no muy ético, que es pasar todas la plantas caras para deprimir el mercado.
«No es competencia real», subrayó.

¡Participa con tu opinión!