Azucena Vásquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Gobierno federal sigue con la tendencia de apostar por mayores subsidios y menor inversión, pese a la crisis generada por la pandemia.
En los primeros seis meses de este año, los subsidios y transferencias sumaron 463 mil 551 millones de pesos, revelan cifras de la Secretaría de Hacienda.
En contraste, la inversión física –toda aquella enfocada a construir, conservar o adquirir bienes de capital para la obra pública tanto directa como indirecta– sumó 381 mil 675 millones de pesos, 81 mil 876 millones de pesos menos que los subsidios.
Con estas cifras, este 2022 es el séptimo año consecutivo en el que para un mismo periodo, el Gobierno federal prefiere apostar mayores recursos en subsidios que en infraestructura.
Entre los subsidios se encuentran transferencias a esquemas de pensiones como IMSS, aportaciones a la CFE, pensiones de adultos mayores, entre otros.
En la primera mitad de este año, el Gobierno federal transfirió a la CFE, 46 mil 986 millones de pesos para cubrir el déficit en tarifas.
Estos subsidios y transferencias se han mantenido en el actual Gobierno federal porque tienen un «gran rendimiento electoral», señaló Enrique Díaz Infante, director de estudios del sector financiero y seguridad social del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY),
«Este gobierno tiene como eje rector las elecciones, entonces, no creo que se revierta esta tendencia», dijo.