El domingo 5 de junio del 2022 se celebrarán elecciones para gobernador en el estado de Aguascalientes y si bien no se puede decir quién resultará ganadora, algo que desde este momento puede afirmarse es que por primera vez en su historia Aguascalientes tendrá a una mujer en el puesto de titular del poder Ejecutivo Estatal.

Esto viene como resultado de una serie de políticas y acciones llevadas a cabo por las diferentes autoridades a nivel federal, estatal y municipal para promover la participación de la mujer en la vida política, la cual históricamente ha sido en extremo reducida y como consecuencia de una serie de acuerdos establecidos por los partidos políticos.

Dichas políticas y acciones surgieron como consecuencia de los requerimientos y tratados internacionales de los que México forma parte, los cuales a su vez se derivan de los movimientos civiles a nivel nacional e internacional en favor de los derechos de las mujeres, siendo el movimiento feminista uno de los más importantes.

Como consecuencia de lo anterior, hemos visto la aparición de diversos instrumentos que han buscado promover la igualdad entre hombres y mujeres, como son la Política Nacional en Materia de Igualdad entre mujeres y hombres, el Instituto Nacional de la Mujer (con su respectiva ley orgánica), la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres y la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, requerimiento de paridad de género en la administración pública y los cuerpos legislativos, entre muchas otros.

Esto sin mencionar las campañas y políticas aplicadas al sector privado y de los parámetros de perspectiva de género que los órganos jurisdiccionales deben tener a la hora de tomar sus decisiones.

Todo esto con el fin último de promover una mayor participación de la mujer en los diferentes ámbitos de lo sociedad y que éstas puedan tener una verdadera capacidad de toma de decisiones y ejercicio del poder, todo con el fin de establecer una sociedad más justa e igualitaria y de alguna manera resarcir los daños que se han ejercido históricamente contra la mujer a lo largo de la historia y que siguen sufriendo hoy en la actualidad y es precisamente esta última circunstancia la que más hay que destacar.

Sin pretender minimizar ni de ninguna manera criticar las importantes victorias que se han tenido en cuanto a la materia de igualdad de género y protección de las garantías que reconoce la Constitución y otros tratados internacionales, resulta necesario señalar que la violencia contra las mujeres es un asunto lejos de estar resuelto y que necesita medidas y acciones de mayor efectividad y alcance.

Los cambios fundamentales difícilmente pueden darse de arriba hacia abajo y a pesar de los esfuerzos que se han hecho para promover la igualdad y reducir la violencia contra la mujer, la realidad es que estamos aún lejos de ver cambios trascendentales en nuestra sociedad mexicana. Un ejemplo claro de esto es el creciente número de feminicidios en México que de acuerdo con datos del Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe paso de 948 en 2019 a 1004 en 2021, esto sin mencionar las estadísticas de violencia física, emocional y familiar, acoso sexual y diversas otras formas de violencia en base a género.

Con todo esto, es importante recalcar que si bien ha habido progreso y se han implementado políticas, instrumentos y legislaciones tanto en sector público, como en el sector privado, aún queda mucho que hacer para lograr un cambio en nuestra sociedad y promover la igualdad entre hombres y las mujeres, por lo cual se invita todas las candidatas, independientemente de cuál resulte ganadora de la elección, a participar activamente en la protección de los derechos humanos y en el establecimiento de una sociedad segura y justa para todas y para todos.

Si desean compartir opiniones respecto a este tema, me ponga a su disposición en el siguiente medio: rubenmoreno0034@gmail.com

¡Participa con tu opinión!