Todo está listo para que este domingo 2 de junio casi un millón de ciudadanos acudan a ejercer su derecho a sufragar y elegir las nuevas autoridades en los ayuntamientos del Estado.

“Las elecciones están en la cancha de los ciudadanos, tanto para reflexionar y decidir el sentido del voto personal, como para echar a andar la logística que permite cumplir las garantías constitucionales del voto autónomo, secreto, seguro y que cuenta”.

Así lo señaló el presidente del Consejo Local del Instituto Nacional Electoral, Ignacio Ruelas Olvera, al subrayar que el espacio de tres días para la reflexión previa al voto, debe ser aprovechado en verdad por cada ciudadano.

En entrevista, refirió que los votantes tenemos la obligación de valorar todo lo que expusieron los candidatos: las propuestas desde luego, pero también los improperios y las ocurrencias, pues todos son elementos para poder tomar la mejor decisión.

Además, no parar ahí, sino que una vez que el ganador reciba la constancia de mayoría, los ciudadanos debemos iniciar un ciclo de exigencia y acompañar a la nueva autoridad en el cumplimiento de lo que comprometió para administrar bien y mejorar la vida de la sociedad.

En la parte logística, recordó que es conducida por nuestros vecinos, más de 11 mil 600 que fueron insaculados en doble sorteo y que son quienes tienen ya bajo su resguardo las boletas y todo el material electoral que se utilizará mañana.

“Son ellos, no el Ejército, la Policía ni la autoridad electoral, sino los ciudadanos quienes instalarán las 1,630 casillas, recibirán los votos, los contarán, los registrarán y los reportarán a un sistema que integrará el conteo que definirá al ganador”.

En ese sentido, Ruelas Olvera convocó a la reflexión y advirtió que “cuando el ciudadano se equivoca lo paga muy caro y cuando acierta, aporta a que la convivencia social sea cordial, amena, constructiva y eso debe ser valorado por el elector”.

Finalmente, dijo que las condiciones están dadas, hay garantías que se cumplen, un trabajo extenso de autoridades y ciudadanos que sustenta que cada voto cuenta y el elector no debe desairar ese escenario para sufragar, elegir y luego acompañar y exigir.