Al iniciar la cuenta regresiva del próximo regreso a clases presenciales tras la suspensión de actividades educativas normales a consecuencia de la pandemia, la Coparmex en la entidad proyectó un alto grado de ausentismo en las aulas a partir del próximo 7 de junio.

El presidente de la Comisión de Educación del organismo patronal, Francisco Javier Carstens Madero, indicó que era urgente el retornar a las actividades en las escuelas con la finalidad de conocer la afectación provocada a los alumnos del sistema básico a causa de las complicaciones en clases a distancia.

A pesar de lo anterior, consideró que el regreso a clases en puerta, al ser voluntario y a decisión de cada padre de familia, pudiera ocasionar que un gran número de estudiantes continúe con su preparación a distancia. Carstens Madero precisó que se deben cuidar todos los aspectos sanitarios en este proceso y exhortó a los maestros que se oponen al regreso a las aulas, a ser conscientes del riesgo que pudieran provocar, a largo plazo, las actividades a distancia.

“Habrá padres de familia que cedan y que manden a sus hijos a las escuelas. Habrá quienes, hasta por comodidad, (lo harán). Lo que es cierto, es que era necesario el regreso a las aulas…”
Francisco Javier Carstens, Coparmex