Víctor Osorio
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La disponibilidad de agua renovable disminuirá en 268 metros cúbicos -268 mil litros- por mexicano al año durante la actual década, advierten estimaciones oficiales.
De acuerdo con el Sistema Nacional de Información del Agua (SINA), la disponibilidad se ubicaba en 3 mil 553 metros cúbicos per cápita en 2020, cifra que disminuirá a 3 mil 404 en 2025 y a 3 mil 285 en 2020.
De las regiones hidrológico-administrativas del país, la que registra la disponibilidad más baja de agua renovable es la Aguas del Valle de México, con 142 metros cúbicos por habitante al año, seguida de la de Río Bravo, con 996, y la de Península de Baja California, con mil 24.
En el otro extremo, la disponibilidad en la región de Frontera Sur es de 18 mil 375 metros cúbicos por habitante al año.
El agua renovable, explica el SINA en su portal, es aquella que puede ser obtenida mediante procesos naturales. No incluye el líquido depositado en acuíferos con ciclos de renovación largos.
“El valor del agua renovable se mantiene constante hasta cubrir un ciclo completo en la actualización de cálculos hidrológicos del escurrimiento y la recarga media”, apunta.
México, detalla, recibe aproximadamente 1.5 millones de hectómetros cúbicos -mil 500 millones de litros- al año, de los cuales 72.5 por ciento regresa a al atmósfera por evapotranspiración, el 21 por ciento escurre por ríos y arroyos y el 6.5 por ciento restante se infiltra al subsuelo de forma natural y recarga los acuíferos.
Los datos del SINA indican que de las 757 cuencas hidrológicas -unidades naturales del terreno definidas por la existencia de una división de las aguas debida a la conformación del relieve- identificadas en el país, 104 registraban déficit en 2020, con 38 de ellas en la región de Río Bravo y 24 en la de Río Balsas.
En tanto, de los 653 acuíferos identificados a nivel nacional, en 157 la extracción de líquido era mayor que la recarga y en 50 se registraban intrusión marina o salinización por otras causas.
Presión
El Programa Nacional Hídrico 2020-2024, publicado en diciembre pasado alerta sobre la creciente demanda de agua en el país y sobre su uso ineficiente.
“El incremento en las extracciones de agua de cuencas y acuíferos del país ha ocasionado un aumento significativo del grado de presión sobre el recurso (proporción del agua renovable que es extraída para diferentes usos consuntivos), particularmente en las zonas centro y norte del país, donde el indicador alcanza un valor del 55 por ciento; el cual se estima que seguirá aumentando de continuar con las tendencias actuales”, señala.
Del total de agua extraída, detalla, el mayor volumen se utiliza por las grandes centrales hidroeléctricas. Aunque no implica consumo del recurso, ya que generalmente regresa a los cuerpos de agua sin daño en su calidad, señala, al reservarse grandes volúmenes de agua para las hidroeléctricas, no pueden aprovecharse para otros usos.
En tanto, indica, el sector agrícola utiliza cerca del 76 por ciento de las extracciones para usos consuntivos, seguido por el abastecimiento público, con 14 por ciento.
“Los sectores, agrícola y público urbano tienen pérdidas de agua de cerca de la mitad del agua extraída, lo que representa una gran área de oportunidad para reducir las extracciones”, apunta.