Yunuen Mora
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- Salvador Mena Munguía, director de la División de Ciencias Económicas del CUCBA, de la UdeG, compartió que, después de tres años de sequía causada por el fenómeno del Niño, las noticias para el campo mexicano son alentadoras: este año se espera un buen temporal de lluvias.
El Niño, un fenómeno que eleva la temperatura del océano, ha retrasado las corrientes de lluvia en los últimos años, lo que ha impactado negativamente las siembras y los rendimientos agrícolas.
El año pasado, el inicio del temporal se vio retrasado hasta julio, lo que provocó una reducción del 30 por ciento en las precipitaciones en comparación con años anteriores.
Sin embargo, este año el Niño ha dado paso a la Niña, un fenómeno que trae consigo temperaturas más frías en el océano y, por lo tanto, mayor probabilidad de lluvias.
«Se espera que el temporal comience en junio, en sus fechas normales, lo que permitirá recuperar los niveles de agua en las presas y beneficiará las siembras», vaticinó.