Alfredo González
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La industria automotriz alcanzará su recuperación hasta el 2023, advirtió José Rivero, director de Infor México, empresa de tecnología de software con aplicaciones en la nube, entre las que están las que permiten agilizar la cadena de suministro de componentes.
«No quisiera dar una óptica simple del problema que tiene la industria automotriz porque tiene muchas vertientes, pero tiene el problema de proveeduría de semiconductores», expuso.
«Pero esta cadena de abastecimiento está muy globalizada, por lo que está sufriendo un problema muy grande que podría crecer aún más con la llegada de la variante Delta del coronavirus en algunos países, por eso la expectativa sería alcanzar los niveles prepandemia hasta el 2023».
Señaló que la crisis por la que atraviesa la industria automotriz es multifactorial, por lo que lo que una de las fórmulas para amortiguarlo es acelerar el proceso de adopción de nuevas tecnologías digitales que permitan que las empresas puedan visualizar todo su proceso operativo.
«Hay soluciones que en particular ayudan a tener visibilidad de los contenedores, saber en qué punto están en la cadena de suministro y cuánto van a tardar en llegar a su destino y saber cuándo se va a poder tener la materia prima en sus almacenes».
Rivero consideró que de no tomarse medidas de amortiguamiento, la crisis por la que atraviesa la industria automotriz podría derivar en paros de plantas automotrices y de sus proveedores Tier 1 y Tier 2.
«Hay disrupciones dentro de la cadena de abastecimiento que para poderlas corregir es necesario tomar acciones antes de que impacten y ya sea muy tarde».
Consideró que es necesario que las empresas hagan correcciones tecnológicas que les permitan tener visibilidad hacia afuera de las paredes del negocio para monitorear contenedores de materia prima, control de inventarios ágil y predictibilidad de demanda futura.
El directivo dijo que también hay consecuencias en el mercado de consumo, pues debido a la escasez hay un encarecimiento de hasta seis veces en el precio de componentes como semiconductores, que afectan también a la industria electrónica de alta tecnología, como es el caso de celulares, computadores y hasta enseres domésticos.

¡Participa con tu opinión!