Ailyn Ríos
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Los primeros proyectos de la paraestatal que se encargará de explotar el litio mexicano no verán la luz este sexenio… ni en el que sigue, consideraron especialistas.
Incluso, aseguraron, al igual que los otros megaproyectos de la Administración incumpliría con las expectativas económicas y sociales planteadas.
Rubén del Pozo, presidente del distrito Zacatecas de la Asociación de Ingenieros de Minas, Metalurgistas y Geólogos de México, los proyectos mineros requieren de largos periodos de tiempo para su maduración.
«Estos proyectos reclaman una inversión fuertísima y de muchos años de estudio; podríamos hablar de hasta 20 años y millones de dólares en explotación.
«Si el Estado se quisiera meter de minero, que no lo es, tendría que desembolsar millones de dólares por más de una década sin ver retornos de inversión», aseguró.
El Estado no puede ser de la noche a la mañana una empresa que explote litio, añadió.
Puso como ejemplo a Bacanora Lithium, el proyecto de mina de litio más avanzado del País, que ha trabajado en exploración y desarrollo de tecnología y plantas de beneficio desde 2012 sin que hasta ahora haya producción.
La inversión de Bacanora Lithium en esta primera etapa asciende a 400 millones de dólares, afirmó.
Gabriela Siller, analista de Banco Base, expresó que esta empresa, al igual que el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas o el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, no cumpliría con la expectativa de tener beneficios económicos y sociales planteados.
«El mismo destino podría detener la paraestatal de litio, generalmente las empresas del sector público son más ineficientes que una privada.
«No sea presentado el proyecto ni las estadísticas de reservas probables de litio presentadas están por arriba que cualquier estadística internacional que hay sobre el potencial de México», comentó.
Hasta ahora no se ha presentado el plan ni la proyección de inversión estimada que requiere el proyecto minero que busca emprender el Gobierno, mencionó Siller.
Esto causa más incertidumbre y podría volver a la reforma algo impráctico.
«Podría revertirse la reforma en la siguiente Administración y volver a incluir a la inversión privada», agregó.
La Inversión Fija Bruta en México está a niveles de hace 11 años y en descenso desde finales de 2018, expuso, por lo que para recuperarla se debería incentivar a todos los sectores.
«No se debería alejar o desincentivar la inversión privada en especial cuando el sector público tampoco tiene recursos para invertir», consideró la analista.

¡Participa con tu opinión!