Frida Andrade
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La escasez de chips, de contenedores, el aumento en los precios de los fletes, así como los rebrotes de Covid-19 en algunos puertos de Asia a lo largo de este año, podrían provocar retrasos en la entrega de artículos y que se usarían para comerciar el Buen fin o las fiestas decembrinas.
Si bien el Buen fin es en noviembre, las mercancías importadas de Asia se traen meses previos; dependiendo de la planeación logística y de requerimientos de inventario de cada empresa, generalmente las tiendas solicitan tener stock en almacenes desde uno a dos meses previos a la llegada de esta temporada, informó Gregorio Vázquez, director comercial de Drip Capital México.
De acuerdo con análisis de importadores y exportadores globales, donde se incluyen embarques a México, se han ocasionado retrasos de entre dos o hasta cuatro semanas, en casos más drásticos, en contraste con periodos de años previos, destacó Vázquez.
Serían las entregas de los productos electrónicos (sobre todo telefonía y computación) juguetes y la ropa las que se podrían ver más afectadas por los retrasos.
Los tres países de los que México realiza más importaciones en temporadas altas son China, Corea del Sur y Tailandia, según el análisis de Drip Capital.
Esta situación se da a partir de una mezcla de factores, uno de ellos tiene que ver con la escasez de contenedores que se presenta a nivel mundial desde mediados del 2020, pues por los cierres de puertos, debido a la pandemia, se pueden quedar varados en ciertos puntos.
Según el análisis de Drip Capital, se prevé que esta escasez sea superada hasta el 2022, por lo que hay una alta posibilidad de que, en temporada alta de consumo, exista una disponibilidad menor de productos.
De acuerdo con Descartes Datamyne, Estados Unidos enfrenta un estancamiento histórico de contenedores, pues de cada 100 unidades que llegan a sus puertos solo se exportan 40.
Por otra parte, a mediados de este año, surgió una crisis de logística provocada por un rebrote de Covid-19 en la zona del puerto de Yantian, Shenzhen, China. Se trata del tercer puerto más importante a nivel internacional, mismo que presentó una caída en la capacidad de operación de 30 por ciento.