Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- En el periodo invernal es altamente probable que se experimente una nueva ola de Covid-19 en México, aunque con menos casos y fallecimientos que las anteriores, siempre y cuando no aparezcan cepas más agresivas, advirtió la Organización Panamericana de la Salud (OPS).
Cristian Morales, representante de la OPS en México, estimó que esto puede ocurrir incluso si se logra evitar o contener un brote tras los festejos de Día de Muertos y la Fórmula 1, y a pesar de que el semáforo epidemiológico está en verde en la mayor parte del País, pues, advirtió, en México hay más de 20 mil casos activos.
Indicó que el 2022 estará marcado por aparición de nuevas olas de Covid-19.
«Esperamos que si la campaña universal contra Covid-19 sigue avanzando y no aparece una cepa de Sars-CoV-2 que evada la respuesta inmunitaria, las olas de Covid debieran ser cada vez más acotadas, con menos casos de fallecimientos, evolucionando a una enfermedad endémica con un comportamiento similar al de influenza», señaló durante su participación en el foro la Inteligencia Artificial y la Salud, organizado por la Sociedad de Arquitectos Especialistas en Salud y la Conferencia Interamericana para la Seguridad Social.
Sin embargo, dijo, estamos altamente expuestos a la aparición de una cepa que evada la respuesta inmunitaria debido a la forma egoísta y de corto plazo en la que se está llevando la campaña de vacunación contra Covid-19 a nivel mundial.
Por otra parte, indicó que las vacunas de Sputnik y CanSino no han ingresado a la lista de uso emergencia de la OMS y esto tiene que ver con la calidad de los expedientes que se les han presentado al organismo.
«La OMS, sin ningún tipo de sesgo ideológico, sino que más bien basado en evidencia, busca garantizar que las vacunas que estén ingresadas en esta lista cumplan con tres requisitos básicos: efectividad, que protejan contra Sars-CoV-2 en 50 por ciento o más; un criterio de seguridad, que los eventos supuestamente atribuibles a vacunación sean extremadamente raros, y el criterio de calidad», dijo.
Detalló que en las buenas prácticas de producción es en donde surge el problema con alguna de las vacunas que se han presentado.
«Es responsabilidad de los productores presentar la información adecuada para que los expertos de la OMS puedan pronunciarse sobre su uso o no de emergencia. Los países son absolutamente independientes de utilizar estos criterios adaptados a lo que ellos saben, y en el caso de México, estas vacunas han sido aceptadas por Cofepris, que es una autoridad para la OPS de alto nivel», agregó.