Jorge Cano
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La relación bilateral entre México y Estados Unidos puede estar marcada por conflictos por las diferencias en agendas políticas de los Presidentes Andrés López Obrador y Joe Biden, anticiparon analistas.
Mientras que Donald Trump no defendió intereses empresariales de EU en México, se prevé que Biden procure la defensa de las inversiones norteamericanas en México, explicó Duncan Wood, director del Instituto México en el Centro Woodrow Wilson.
“Gente del Departamento de Comercio en Washington dice que sus escritorios están llenos de quejas de lo que está pasando en México. Las empresas norteamericanas están diciendo que no pueden más con esto y en algún momento se van a tener que tratar todos esos temas”, comentó.
La Administración de Biden, agregó, está a la espera de ver si la Corte de México limita los cambios en la Ley de la Industria Eléctrica, de lo contrario utilizará el T-MEC para defender a empresas norteamericanas afectadas.
En tanto, Richard Haas, presidente de Estrategias y Nuevas Iniciativas del Woodrow Wilson Center, explicó que México no es visto por Estados Unidos como un área de oportunidad, sino como un problema potencial por temas de seguridad y migración.
“México no se está considerando como un socio activo en los retos globales. Sin embargo, México será importante por los temas migratorios y de seguridad”, dijo Haas.
Rafael Fernández de Castro, profesor del Centro de Estudios México-Estados Unidos, anticipó problemas entre el estilo tradicional y tecnócrata de hacer la diplomacia de Biden y el sello nacionalista de López Obrador.
Además, coincidió en que Biden quiere evitar crisis en la frontera como la de 2014 y 2019, cuando llegaron miles de centroamericanos.