Claudia Guerrero y Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, afirmó que en caso de presentarse un rebrote de Covid-19 primero se consideraría aplicar confinamientos regionales, ya que la epidemia no se comporta igual en las entidades.

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, el funcionario dijo que ya suman 11 semanas con una tendencia a la baja en la intensidad de la epidemia y sí es muy previsible un repunte junto con la temporada de influenza, aunque descartó un confinamiento generalizado.

“Esperamos que no, ojalá que no sea necesario en la medida en que no haya un rebrote o que si llega a haber un rebrote éste se dé de manera parcial, de manera fragmentada, en algunas entidades y en otras no, lo deseable es que no ocurra en ninguna pero si ocurriera pensaríamos primero en esquemas localizados, regionalizados”, respondió al ser cuestionado sobre las medidas adoptadas en Europa ante la segunda oleada de la pandemia.

“En esencia”, respondió, “el uso del semáforo de riesgo Covid, que empezó a funcionar desde el 1 de junio, es precisamente eso, es un mecanismo para estimar el riesgo que presentan las personas de tener infección por el virus SARS-CoV2, el riesgo de que haya propagaciónes locales o regionales de la epidemia y la orientación a las autoridades sanitarias estatales, es decir, los Gobernadores, sobre cuáles son las condiciones que se presentan y cuáles son las medidas de reducción de riesgos que se deben implantar”.

López-Gatell insistió en que ha funcionado la estrategia de medir el riesgo de contagio con base en la evidencia científica y hacer intervenciones localizadas, teniendo siempre presente equilibrar la protección de la salud y la vida y la procuración del bienestar, incluyendo la economía.

“No se puede mantener el confinamiento a perpetuidad o el confinamiento no puede ser extremo al grado que cause daño económico, que de por sí la pandemia está causando en todo el mundo, pero no debe exagerarse porque esto puede causar un daño también para la salud, también para la vida misma, en última instancia, si entran en quiebra una gran cantidad de sistemas económicos, incluso locales, sobre todo nos preocupa”, sostuvo.

La visión social del Gobierno, añadió, es no perder de vista que la mitad de la población mexicana vive al día y no se le puede forzar a entrar en una condición de inanición, de escasez por medidas extremas.