Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Desde la Secretaría de Economía (SE) se alista una norma para regular a escuelas particulares. Los voceros de estos colegios han alzado la voz, al advertir que sería un duro golpe, que incluso terminaría por sepultar a diversas instituciones que convalecen aún por la pandemia por Covid-19.
El proyecto de la NOM-237-SE-2020 o de «Servicios educativos-Disposiciones a las que se sujetarán aquellos particulares que presten servicios en la materia» fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el 12 de mayo de 2021.
Los representantes de escuelas particulares advierten repercusiones económicas como el incremento en los costos de operación de los planteles que se verían reflejados en aumentos de las colegiaturas de más del 15 por ciento.
También se estima que el 10 por ciento de las instituciones de este sector cerrarían, a razón de que son las más afectadas por la contingencia sanitaria que trajo consigo bajas en su matrícula, incrementó gastos para la adecuación de sus instalaciones y ampliaría la brecha para que ciudadanos puedan acceder a este tipo de educación.
En entrevista, María de Jesús Zamarripa, presidenta de la Confederación Nacional de Escuelas Particulares (CNEP) enfatizó que los colegios surgieron para atender deficiencias en la educación pública, en matrícula, infraestructura y aprendizaje.
Aclaró que si bien, las autoridades han realizado mesas de trabajo con representantes de las instituciones particulares, éstas no se han celebrado de forma amena, al considerar que se han intentado denostarlos con el argumento de quejas o denuncias en contra de los colegios, que señaló, no son representativas.
«Estamos insistiendo en la cancelación de la norma, ésa es nuestra postura y ahí continuamos. Hemos dado una batalla. En las mesas de análisis que es a donde se ha presentado (el director General de Normas, Alfonso Guati Rojo de la SE), y la postura del funcionario es ‘hagan lo que quieran por donde puedan, pero esto va a ser así’, es una actitud bastante hostil, bastante autoritaria, y falta de escucha», expuso.
Indicó que funcionarios de Profeco señalaron que en el País se han presentado entre 2 mil 3 mil quejas contra estas escuelas, lo que dijo, es un porcentaje relativamente pequeño si se toma en cuenta el universo de alumnos inscritos en escuelas de paga. Según datos de la SEP, en el ciclo escolar anterior 2020-2021, eran más de 4.5 millones que educandos.
En tanto, Itzel Carmona, integrante del consejo directivo de CNEP reprochó que con esta NOM se les quiera tratar a las escuelas como industrias ubicadas en una línea de producción o como fábricas para el pago de impuestos. Y se les imponga una sobrerregulación al tener que pagar certificaciones externas a aspectos ya regulados por la Secretaría de Educación y Protección Civil, lo que implicaría una invasión de facultades intersecretariales y violación al Estado de Derecho, remarcó.
Además de que ya no sería la SEP la reguladora, sino pasarían a estar bajo la jurisdicción de la Profeco. Indicó que hasta el momento, pese a que se ha solicitado en diversas ocasiones, no han sido atendidos por la titular de la SE, Tatiana Clouthier, por lo que insistió en ello.
La nueva norma refirió, obligaría a instituciones particulares a esperar a los padres hasta con un atraso de pagos por colegiatura de más de 3 meses, lo que advirtió traería afectaciones económicas que se sumarían a los de la certificación de un nuevo proceso de carácter comercial, mientras ellos defienden a la educación como derecho humano.