Frida Andrade
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Si México optara por salirse del T-MEC, pondría en jaque su propia economía.
No sólo porque más del 80 por ciento de las exportaciones mexicanas tienen como destino Estados Unidos, también porque habría fuga de capitales y se perderían empleos y competitividad, advierten especialistas.
«Si México realmente llegase a tomar una situación tan extrema, pues evidentemente habría salida de inversiones, fuga de capitales, pérdida de empleos por las repercusiones que esto pudiera tener y estaríamos perdiendo acceso a nuestro mercado más importante, corriendo el riesgo además de ser sustituidos por otros países», dijo Rafael García, director general de la consultoría E&CEX.
Además de la fuga de capitales, añadió García, es posible que el País pierda posición en el mercado estadounidense y sea desplazado por otros, pues según sea el producto o sector, habrían países latinoamericanos como Argentina o Brasil que podrían distribuirse entre sí el lugar mexicano, o bien, asiáticos como Corea y Japón.
La posible salida del País del Tratado Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) implicaría un retroceso económico del País, refrendó Manuel Molano, profesor del Tecnológico de Monterrey.
«Si nos saliéramos del T-MEC implicaría un retroceso de 10 o 15 años en el crecimiento económico de México, necesita mejorar su tasa de crecimiento, mejorar el bienestar y los empleos de toda la gente», comentó Molano.
Si bien permanecería la corta distancia con Estados Unidos, al tratarse de un tema geográfico y físico, se estarían desaprovechando las oportunidades de crecimiento al no continuar con la relación comercial respaldada bajo un pacto comercial, expuso.
Ante un escenario de salida empezaría a tomar relevancia los acuerdos con otras regiones como con Europa o los que se tienen con el resto de la región latinoamericana, agregó Molano.
No obstante, la salida de México de este tratado sería poco probable, destacó.
«Yo lo veo como un evento de baja probabilidad de que México se salga del tratado», afirmó Molano.
Aunque la salida de México del T-MEC es un escenario extremo, ha comenzado a ser un tema en la discusión nacional por las recientes declaraciones del Presidente Andrés Manuel López Obrador sobre las inconformidades de Estados Unidos y Canadá acerca de la política energética que ha tomado su Gobierno.
El Mandatario mexicano ha asegurado que si tener acceso a ese mercado implica ceder soberanía, no se va aceptar.