Saraí Cervantes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Reconstruir Acapulco llevará no menos de cinco años, anticipó Francisco Solares, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).
«De acuerdo con los daños que hemos observado y de los cuales todavía no se puede hacer un recuento preciso, vemos que se va a tardar varios años en poder tener el Acapulco que teníamos hace unos días. No creemos que sean menos de cinco años», aseguró Solares.
Indicó que otro de retos para poder concretar la reconstrucción en Acapulco, es la escasez de trabajadores en el sector de la construcción que hay actualmente en el País.
Pedro Azcué, Ceo de JLL México, comentó que dado el grado de devastación que causó, será una reconstrucción de años, en medio de falta de mano de obra y de personal calificado como grandes obstáculos.
«Localmente no hay la suficiente cuadrillas de trabajadores para arreglar tanto problema. Se tendrá que traer mano de obra de otros lugares. el turismo no va a regresar hasta que haya una normalización de actividades», anticipó.
Tanto Solares como Azcué coincidieron en que serán esenciales los apoyos que brinde el Gobierno para atender estos problemas.
Por lo pronto, el presidente de la CMIC criticó la desaparición del Fonden, ya que consideró que con ese fondo los recursos fluían rápidamente.
Azcué estimó que el gasto de reparación de algunos inmuebles podría ser de entre 8 y 10 mil pesos por metro cuadrado.
«La gran mayoría de los inmuebles (en Acapulco) no estaban pensados, ni diseñados ni preparados para aguantar un huracán de categoría 5», puntualizó.