Gracias al tamizaje que se realizó a 2 mil 415 alumnos de Conalep y 9 mil 644 de Cecytea, estudiantes de nivel medio superior han recibido apoyo psicológico y se identificaron algunos casos de adolescentes con riesgo suicida que están en proceso terapéutico.

El director del Área de Salud Mental y Adicciones del ISSEA, Francisco Javier Pedroza Cabrera, destacó que a causa de la pandemia, trabajan de cerca con el estudiantado; se identificó un incremento de hasta el 70% en los problemas de ansiedad, generada por la situación de la nueva dinámica.

Señaló que a través de la estrategia “Que Nadie se Vaya de la Educación”, el IEA invitó a psicólogos del ISSEA a participar en la evaluación socioemocional del alumnado de dichos planteles.

Se busca identificar los problemas que podrían minar el aprendizaje o la permanencia escolar de los jóvenes, estrategia que pretende extenderse hacia todos los programa educativos, para la atención a la salud mental.

El 80% de las personas que han muerto a causa de suicidio, no solicitaron nunca atención psicológica.

“Los problemas de salud mental que no se atienden, evolucionan y pueden llegar a desenlaces fatales…” Francisco Javier Pedroza, ISSEA