Medianamente los restaurantes han podido tener algo de recuperación en clientes, pues aunque no se han hecho convivios como tal, sí hay personas que en pequeños grupos que han comenzado a acudir, a los que se ha podido mostrar que por ahora, estos establecimientos pueden ser los sitios más seguros en cuanto a la higiene para prevenir contagios por COVID-19, manifestó el presidente de la Canirac, Claudio Innes Peniche.
Por lo pronto tienen algunas reservaciones, pues aunque no hay las largas filas esperando mesa que se lograron tener en años pasados para estas fechas, el hecho de tener licencia para trabajar al 50% del aforo de cada establecimiento, es que se sugiere tener una reservación para garantizar una buena estancia al comensal, aunque en la gran mayoría de los casos, ha sido posible tener mesas disponibles en cuanto llegan los clientes.
Por lo pronto, en la actualidad el horario máximo al que pueden cerrar es hasta las 12 de la noche, sin embargo han comprobado que no es suficiente para la atracción de clientes, pues hay personas que deciden acudir a cenar y hacer sobremesa, por lo que si llegan a las 9 o 10 de la noche, poco disfrutan la estancia.
Ante esta situación es que la Canirac ha pensado en proponer a la autoridad estatal y municipal, la ampliación de horario, al menos por dos horas, para algún festejo que se pueda hacer para recibir al año nuevo, pues aunque no todos los restaurantes tienen previsto tener este tipo de eventos, los que sí se están preparando para ello, quisieran tener más holgura en el tiempo, aunque es algo que no se tiene preciso todavía.
Innes Peniche comentó que las medidas sanitarias que restringen la operación en pleno de los restaurantes, se debe al protocolo impuesto para mantener la sana distancia entre las personas, como una medida para prevenir el contagio del coronavirus y lograr, como entidad, salir delante de la situación en que se encuentra actualmente, con alta tasa de enfermedad y de mortandad, de ahí que en los restaurantes se han tomado las medidas pertinentes y se puede garantizar que “son los lugares más seguros actualmente”, sostuvo.